Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las neuronas anticipan la respuesta del organismo al agua o los alimentos

Neurocientíficos del Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC) de Boston (Estados Unidos) han estudiado los circuitos cerebrales que regulan el consumo de agua y los alimentos y, según han visto, hay un subconjunto de neuronas que comienzan a preparar al organismo segundos antes de iniciarse la ingesta.
En su estudio en ratones, publicado en la revista 'Neuron', los autores explican que cuándo se detecta de forma repentina la disponibilidad de agua, el organismo comienza a prepararse para la consumición segundos más tarde.
Para comprobar este hallazgo, registraron la actividad de las neuronas responsables de liberar la hormona antidiurética vasopresina en ratones, que juega un papel clave en la regulación de la concentración relativa de agua frente a la sal después de comer o beber, lo que de otra manera podría alterar drásticamente la mezcla.
"Es crítico para la supervivencia que el organismo tenga alguna forma de evitar la concentración de agua fuera de las células que cambian", según Bradford Lowell, profesor del departamento de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo del BIDMC que ha colaborado en este trabajo.
La anticipación de las consecuencias futuras de la ingesta de agua ayuda al cuerpo a tener un buen comienzo en la gestión del equilibrio hídrico, según este experto, que además añade que un control rápido y descendente (de arriba a abajo) de este proceso es clave para manejarlo.
En sus experimentos, Lowell y su equipo observaron cómo la actividad de la neurona liberadora de vasopresina disminuyó rápidamente, en cuestión de segundos, cuando el agua se presentó a los roedores con restricción de agua, antes incluso de que bebieran.
En cambio, la vista y el olor de los alimentos aumentó la actividad en estas neuronas --de nuevo, en cuestión de segundos-- pero sólo después del consumo de alimentos. Esa diferencia en la sincronización sugiere que las redes neuronales que regulan estas reacciones separan el agua de la comida.
"Este tipo de regulación rápida no se sabía que existe y sólo se ha descubierto en el último año para las neuronas del hambre y para las neuronas de vasopresina", dijo Lowell, que no obstante cree que podría producirse también en todas las formas de control homeostático.