Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La naturaleza azota de nuevo las islas del Pacífico

El Centro de Alerta de Tsunami del Pacífico ha cancelado la advertencia y las medidas de observación emitidas sobre varios países de la zona después de constatar que los dos potentes terremotos sentidos entre Vanuatu y las Islas Salomón sólo generaron olas de escasa magnitud.
Así, por ejemplo, sólo se registró un pequeño tsunami de apenas cuatro centímetros en la isla vanuatuense de Espíritu Santo.
Entre los Estados alertados figuraban Papúa Nueva Guinea, Vanuatu , Fiyi o Nueva Caledonia. Además, el centro con sede en Hawai extendió esta alerta a países más alejados como Australia, Nueva Zelanda e Indonesia, a los que inicialmente no había incluido en la lista.
El origen de estos temores está en dos terremotos, de 7,8 y 7,3 grados, que se originaron bajo el océano, entre Vanuatu y las Islas Salomón. Inicialmente, el Centro Geológico de EEUU notificó que el primero de los seísmos alcanzó los 8,1 grados en la escala de Richter.
Más de 500.000 niños afectados en Indonesia
Sin hogar ni escuela, con falta de comida y el trauma de haber perdido a algún familiar, unos 500.000 niños afectados por el seísmo de la semana pasada en la isla indonesia de Sumatra son hoy una prioridad de la ayuda humanitaria.
Desde el fuerte terremoto, en el que murieron más de 3.000 personas y dejó sin casa a unas 450.000 personas, las precarias carreteras de montaña de la región de Pariaman, en la provincia de Sumatra Occidental, se han convertido en un imán para los menores, que mendigan durante todo el día junto a las calzadas esperando una limosna de las decenas de vehículos de los cooperantes que trabajan a marchas forzadas en la región.