Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes mundiales revisan los Objetivos del Milenio para combatir la pobreza extrema

La sede de Naciones Unidas en Nueva York alberga, entre este lunes 20 y el miércoles 22 de septiembre, la Cumbre de Revisión de los Objetivos del Milenio (ODM), durante la cual se dará un repaso al compromiso asumido en 2000 por 189 países para combatir la pobreza, mejorar la educación y la igualdad de género, disminuir la mortalidad infantil y materna, combatir el VIH/sida, garantizar la sostenibilidad ambiental y crear una alianza mundial para el desarrollo.
La cumbre estará claramente marcada por la crisis financiera y la recesión económica que sufre el mundo desde 2008, que "ha causado graves reveses" en la consecución de los Objetivos, frenando o incluso revirtiendo muchos de los avances que se habían conseguido hasta la fecha, y ha afectado duramente a las economías de más de 50 países en vías de desarrollo, tal como revela el informe de 2010 del Grupo de Trabajo sobre el Desfase en el logro de los ODM.
Como no podía ser de otra forma, la crisis afectará de forma muy especial al primero de los ocho Objetivos, con el que se pretende "erradicar la pobreza extrema y el hambre" y reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de personas que sufren hambre y de personas cuyos ingresos son inferiores a un dólar diario.
Aumenta el número de pobres por la crisis
A causa de la crisis económica, el número de pobres entre la población activa ha aumentado en 215 millones y se estima que para finales de 2010, unos 64 millones de personas se agregarán a quienes ya viven en la pobreza, según el informe del Grupo de Trabajo, elaborado por organismos como Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (FMI), UNICEF, Programa de Naciones Unidas para al Desarrollo (PNUD), Programa Mundial de Alimentos (PAM), UNESCO, Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y Organización Mundial de la Salud (OMS), entre otros muchos.
Por su parte, el informe de Naciones Unidas 'Podemos erradicar la pobreza 2015' (elaborado con vistas a la cumbre y más conocido como 'Podemos') revela que la cantidad de personas que viven actualmente por debajo del umbral internacional de la pobreza ha descendido de 1.800 millones a 1.400 millones entre 1990 y 2005 y que la proporción de personas que viven en la pobreza extrema ha pasado del 46 al 27 por ciento.
No obstante, estos datos se deben, sobre todo, al "extraordinario avance" conseguido en Asia oriental, mientras que "el progreso en la reducción de la pobreza extrema ha sido escaso en África subsahariana", según el informe 'Podemos'.
En cuanto al hambre, 'Podemos' advierte de que, aunque desde los noventa se ha reducido el porcentaje de personas desnutridas, en el periodo de 2005-2007 había alrededor de 830 millones de personas desnutridas, 13 millones más que en el periodo 1990-1992. Aparte, la crisis ha aumentado en 41 millones el número de malnutridos en el mundo, según el Grupo de Trabajo.
Igualdad y mortalidad
El segundo Objetivo, 'Lograr la enseñanza primaria universal', pretendía asegurar que en 2015 los niños y niñas de todo el mundo fuesen "capaces de completar un ciclo completo de enseñanza primaria".
A juicio de 'Podemos', el ritmo de progreso actual es insuficiente para alcanzar la meta y en estos momentos hay alrededor de 70 millones de niños y niñas sin escolarizar, casi la mitad de ellos en África subsahariana.
En cuanto al tercer Objetivo, que se proponía "promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer", 'Podemos' muestra que la proporción de mujeres empleadas fuera de la agricultura seguía siendo del 20 por ciento en el sur y oeste de Asia y en África subsahariana y que, en general, la proporción de niñas escolarizadas era de 95 por cada cien niños.
Los Objetivos cuarto y quinto pretendían reducir la mortalidad infantil de menores de cinco en dos terceras partes entre 1990 y 2015 y reducir en tres cuartas partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad materna. En los países en desarrollo, según 'Podemos, la tasa de mortalidad infantil cayó entre 1990 y 2008 de 100 a 72 muertos por cada mil nacidos vivos, pese a lo cual "casi nueve millones de niños mueren todavía cada año antes de cumplir cinco años".
Las mayores tasas de mortalidad infantil y materna se siguen dando en África subsahariana. Se estima en más de 350.000 las mujeres que mueren cada año por complicaciones en el embarazo o el parto. La mortalidad materna está disminuyendo "muy lentamente" y alrededor de un millón de niños pierden a su madre cada año, según 'Podemos'.
Combatir el sida
En cuanto al sexto Objetivo, cuyo propósito era combatir y parar la propagación del VIH/sida, el paludismo y otras enfermedades y lograr, para este mismo 2010, "el acceso universal al tratamiento del VIH/sida", el informe 'Podemos' muestra que el VIH/sida sigue causando 5.500 víctimas mortales cada día y es la principal causa de muerte entre las mujeres en edad reproductiva. El acceso a los tratamientos en los países de renta baja y media se ha multiplicado por diez en sólo cinco años.
El Objetivo séptimo pretendía garantizar la protección del medio ambiente, "incorporar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y los programas nacionales" y frenar la pérdida de diversidad biológica en 2010, un propósito que no se ha cumplido. Asimismo, 'Podemos' revela que, pese a que 1.200 millones de personas han obtenido acceso a agua potable desde 1990, 884 millones siguen sin conseguirlo y 2.600 millones carecen de servicios de saneamiento.
Uno de los Objetivos más ambiciosos, el único para el que no se fijaron plazos, es el octavo, cuyo propósito genérico era "fomentar una asociación mundial para el desarrollo", desarrollar un sistema comercial y financiero abierto y afrontar de manera integral los problemas de la deuda de los países en desarrollo.
Zapatero se reúne con Mohamed VI
Aprovechando esta cumbre, Zapatero se reúne este lunes con el rey de Marruecos, Mohamed VI, con el fin de abordar con él las relaciones entre los dos países.
Zapatero y el monarca alauí "hablarán sobre las relaciones entre España y Marruecos, que son una prioridad política española, como corresponde a dos países socios y vecinos que comparten muchos intereses", según explicó el viernes la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.
El encuentro se produce cuatro días después de la visita del líder del PP a Melilla y de la carta que el primer ministro marroquí, Abbas el Fassi, envió a éste una carta, en su calidad de secretario general del partido Istiqlal, en la reclamaba un "debate serio" que permitiera poner fin a la "ocupación de Ceuta y Melilla", y semanas después de que el Gobierno diera por zanjada la crisis en la frontera con la ciudad autónoma.