Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer muere al consumir una potente combinación de dos drogas legales

Stephanie BrownFacebook

Una madre británica de tres hijos ha fallecido después de haber fumado una combinación de drogas legales. La sustancia consumida surgió de mezclar la famosa ‘Insane Joker’ y  ‘Exploted’, generando un efecto mortal en el cuerpo de Stephanie Brown. La mujer, que nunca había tomado ningún tipo de droga anteriormente, murió a los 28 años de edad de forma inmediata, al sólo inspirar la primera calada.

Stephanie Brown tenía 28 años, era madre de tres niños y trabajaba como enfermera. Nunca había probado las drogas, pero cuando acostó a sus hijos pensó que darle unas caladas a esa sustancia sería algo inofensivo. Sin embargo, se equivocó. Nada más inspirar por primera vez, la joven cayó derrumbada por la alta potencia de la droga y murió poco después. El hecho ocurrió en el mismo domicilio de la mujer, en la casa que la chica tenía en Tyldesley, en Greater Manchester, provocando que Stephanie no tuviese tiempo de reacción ante el mortal efecto de la droga.
Según cuenta Daily Mail, las sustancias que consumió Brown estaban dentro de la legalidad, aunque al combinarlas causó el terrible efecto. Un mes más tarde, el mismo Gobierno ha sido el encargado de prohibir estas sustancias y evitar que pudiesen ocurrir futuros sucesos parecidos. John Reynolds era un hombre que había estado durmiendo en el sofá de la casa de la chica y, cuando fue interrogado por la policía, declaró que había comprado las drogas sintéticas de forma legal en una de las tiendas locales.
La forense Jennifer Leeming publicó una advertencia sobre las ex drogas legales al explicar: "Estoy profundamente preocupada de que la gente no se dé cuenta de lo peligrosas que son estas cosas". "Estoy segura de que incluso ahora hay jóvenes que los llevan, ilegalmente ahora, porque creen que solían ser legales. Si hay algo que Stephanie pueda enseñarnos es que estas cosas son mucho más peligrosas de lo que alguien piensa", matizó.
Además, explicó que "Éste es un caso trágico de muerte accidental. Stephanie no tenía la intención de morir, ni creo que se diese cuenta del peligro que tenía lo que estaba haciendo. Francamente, creo que la mayoría de personas no tiene conciencia de esto. Sin embargo, la forense no duda que "lo ocurrido fue un acto deliberado por parte de Stephanie, no pretendió este fatídico resultado en ningún momento. Y tampoco habría podido preverlo. Lo siento mucho, éste es un caso muy trágico al tener tres niños pequeños".