Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 13 muertos tras un asalto talibán a una residencia de la ONU en Kabul

Al menos 13 personas, entre ellas seis funcionarios de la misión de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), han muerto en un asalto talibán a una casa de huéspedes en el centro de Kabul.
El ataque ha coincidido con el lanzamiento de dos proyectiles contra el lujoso y céntrico Hotel Serena, que causaron algunos daños pero no víctimas, según divulgó el Ministerio de Interior en un comunicado.
Tras un combate con los asaltantes, las fuerzas de seguridad afganas se hicieron con el control de la situación en la casa de huéspedes, situada en la céntrica barriada de Sherpur, en las cercanías de varias embajadas, dijo una fuente policial.
El portavoz de la misión de la ONU en Afganistán (UNAMA), Aleem Siddiqui, ha concretado que seis funcionarios internacionales perdieron la vida durante el ataque, mientras que varios más resultaron heridos. La UNAMA todavía no ha dado detalles de las nacionalidades.
Más muertos
Según el jefe del Departamento de Investigación Criminal, Abdul Ghafar Saidzada, en el asalto y posterior enfrentamiento perdieron la vida también dos policías, un miembro del servicio de inteligencia, un civil y tres insurgentes.
La Policía logró detener a dos de los agresores, de acuerdo con el portavoz del Ministerio de Interior, Zemarai Bashary.
Los talibanes ya se han adjudicado el ataque por boca de su portavoz Zabiulah Muyahid, quien ha asegurado que sus hombres entraron en la residencia equipados con chalecos cargados de explosivos.
Boicot a las elecciones
El pasado sábado, los talibanes instan a la población a boicotear la segunda vuelta de las elecciones presidenciales afganas, prevista para el 7 de noviembre, y amenazaron con emprender una ola de violencia como la que ya protagonizaron en la primera ronda.
Los ataques contra la residencia de la UNAMA y el hotel Serena no hacen sino refrendar que los insurgentes cuentan con una infraestructura en la capital que les permite llevar a cabo audaces acciones contra el Gobierno y las tropas y agencias extranjeras.
El Serena ya fue objeto del ataque de un comando insurgente en enero del año 2008.