Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ya van 145 muertos por las fuertes tormentas en Río de Janeiro

Al menos 145 personas han muerto y otras 60 continúan desaparecidas tras las lluvias que caen desde el pasado lunes sobre diversas localidades del estado de Río de Janeiro, que han provocado numerosos corrimientos de tierra y desprendimientos, según un nuevo balance hecho público por la Coordinadora de Cuerpos de Bomberos de Río.
La mayoría de los muertos (76) se han producido en la localidad de Niterói, mientras que en la ciudad de Río de Janeiro la cifra de fallecidos asciende a 46.
Las fuertes lluvias, las peores en cuatro décadas, provocaron más de 180 corrimientos de tierra que afectaron en especial a las favelas, las zonas más deprimidas por la ciudad, muchas de ellas dominadas por narcotraficantes, que se encuentran edificadas en pendiente.
Caos circulatorio
El pasado martes las lluvias provocaron el caos circulatorio en la ciudad, que con sus seis millones de habitantes es la segunda más poblada del país, y sólo volvió una relativa normalidad este miércoles (madrugada del jueves en España), a pesar de que los pronósticos meteorológicos no auguran que las lluvias vayan a parar en los próximos días.
El alcalde de Río, Eduardo Paes, hizo un llamamiento a los ciudadanos para que abandonen las zonas en cuesta de la ciudad, que son las más expuestas a los efectos destructores de las lluvias. Además, pidió al Gobierno central brasileño que le entregue 370 millones de reales (unos 155 millones de euros) para sufragar el coste de las operaciones de rescate.
Por su parte, estos sucesos, en especial el caos circulatorio que se produjo en la ciudad el pasado martes, han levantado ciertas dudas acerca de la capacidad de Río de Janeiro para albergar los Juegos Olímpicos en 2016 y el Mundial de Fútbol en 2014.