Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 38 muertos y 600 desaparecidos por las inundaciones al oeste de Brasil

El Gobierno regional de Alagoas ha confirmado 26 fallecimientos y más de 600 desaparecidos, así como 73.000 desplazados. En esta región la crecida de las aguas ha afectado a 22 municipios, en 15 de los cuáles se ha decretado la situación de emergencia. Las autoridades estiman que el número total de afectados por las inundaciones en Alagaos podría ascender a 177.000 personas.
Por su parte, las autoridades de Pernambuco confirman el fallecimiento de doce personas. En este estado las lluvias han provocado el desbordamiento de la presa del Buen Consejo y del cauce del río Mundáu, que han afectado seriamente a seis localidades de la región.
Las más perjudicadas han sido Palmares y Barreiros, donde cientos de casas han quedado sumergidas bajo las aguas y muchos habitantes han tenido que ser evacuados en helicóptero. Las autoridades del estado estiman que las inundaciones han dejado sin hogar a entre 17.000 y 24.000 personas.

El Gobierno central brasileño ya ha anunciado que movilizará unos 120 millones de euros para ayudar a los afectados por las inundaciones. Por su parte, el presidente del país, Luis Inácio Lula da Silva, ha anunciado en una declaración televisada que su Gobierno ya ha aprobado el envío de ayuda a las zonas afectadas, que será distribuida por el Ejército en las regiones más ailadas.
"Es parecido a Haití"
"Es parecido a lo que pasó en Haití", ha afirmado Vilela en referencia a los estragos causados por la crecida de las aguas en las localidades próximas a los ríos desbordados Paraíba y Mundaú. "Hay ciudades en las que parece que cayó una bomba atómica", ha añadido.
El gobernador ha afirmado que reza para que lo equipos de rescate encuentren con vida a los desaparecidos, al tiempo que ha manigestado su preocupación por el hecho de que ya se están empezando a hallar algunos cadáveres en las playas. Vilela ha anunciado que hoy martes los equipos de buceo especializado comenzarán los trabajos de recogida de cadáveres en las zonas afectadas.
El gobernador, sin embargo, ha destacado que lo más importante es que el presidente del país, Luis Inácio Lula da Silva, ya se ha hecho cargo de la situación y enviará en breve a la zona material de emergencia, agua potable y alimentos, que serán trasladados por parte de la Fuerza Aérea a las zonas más inaccesibles.
"Lula ya ha ordenado a tres de sus ministros (a las zonas afectadas), para que se den cuenta de que allí se ha producido una matanza", ha afirmado Vilela, que este lunes ya se reunió con Lula para coordinar una respuesta a la catástrofe. Por lo pronto, el Gobierno central ya ha prometido que movilizará 120 millones de reales (unos 55 millones de euros) y al Ejército para asistir a los afectados por las inundaciones.
China en alerta máxima
Al menos 145.000 personas se encuentran en peligro como consecuencia del desbordamiento del río Fu, que ha provocado la ruptura del dique de una presa en la provincia china de Jiangxi, en el sur del país.
Las autoridades provinciales se han apresurado a primera hora de esta mañana para evacuar a los residentes de la zona y tratar de reparar el muro de contención de la presa, cuya ruptura se produjo a última hora del lunes.
Las fuertes lluvias registradas en el sur de China durante la última semana, y los consiguientes desbordamientos y deslizamientos de tierra, han causado la muerte de al menos 175 personas y han dejado en paradero desconocido a otras 107, según el último balance ofrecido por el Ministerio de Asuntos Civiles.