Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

40 muertos en un doble atentado suicida en el noroeste de Pakistán

40 muertos en un doble atentado suicida en el noroeste de PakistánReuters
Al menos 40 personas han muerto y otras 60 han resultado heridas en Pakistán en un doble atentado suicida contra la oficina de un alto cargo gubernamental en una zona fronteriza con Afganistán. El ataque ha ocurrido en la localidad de Ghalanai, al noroeste del país, cabecera de la demarcación tribal de Mohmand.
Los dos terroristas han hecho estallar las cargas explosivas que portaban en las instalaciones, cuando se encontraban reunidos miembros de una delegación política y líderes tribales pertenecientes a un comité de paz antitalibán."Parece ser un atentado suicida. No sé el número exacto de víctimas porque se está trabajando para retirar los escombros", ha explicado Amjad Ali Khan, el máximo responsable gubernamental en Mohmand. "Hubo dos terroristas suicidas que iban a pie. El primero se inmoló en el interior de la oficina de uno de mis ayudantes mientras que el segundo accionó los explosivos cuando los guardias le cogieron", ha añadido.
Las fuerzas de seguridad se han desplegado en la zona tras las explosiones y han impuesto el toque de queda, mientras que los heridos han sido evacuados, según los medios paquistaníes, que han informado de la muerte de dos periodistas paquistaníes en el atentado.
Dada la ausencia de buenos centros médicos en el lugar, muchos de los heridos han sido trasladados a hospitales de las ciudades noroccidentales de Peshawar y Charsada, ubicadas en la adyacente provincia de Khyber-Pakhtnkhwa.
En un comunicado oficial, el primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, ha condenado el ataque, que ha calificado de "acto inhumano y brutal" de "insurgentes que no tienen respeto hacia ninguna religión".