Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 40 muertos en un atentado en Pakistán

Un atentado en Pakistán ha dejado al menos 40 muertos y 60 heridos de diversa consideración, en su mayoría miembros de una de las principales tribus contrarias a los talibán, los Salarzais. La multitud atacada por el terrorista, que vestía un burka, se dirigía a un centro de distribución de ayuda gestionado por el Programa Mundial de Alimentos.
"Yo mismo he contado 40 cuerpos pero la cifra de muertos podría aumentar porque hay varias personas heridas en estado crítico", ha relatado a Dosti Rehman, trabajador del principal hospital gubernamental de Bajaur, junto a la frontera afgana.
El terrorista suicida que ha acabado con la vida de 40 personas en la región de Bajaur, en el noroeste de Pakistán, ha lanzado primero dos granadas y después ha detonado su carga explosiva contra una multitud situada en un control de seguridad previo al acceso a un centro de distribución de ayuda humanitaria.
El ataque terrorista se ha registrado un día después de los combates de las fuerzas de seguridad paquistaníes contra talibán e insurgentes en la región vecina de Mohmand, en los que perdieron la vida once militares y 24 milicianos.
Mientras esperaban ayuda humanitaria
El terrorista suicida, del que se desconoce si era hombre o mujer, ha detonado su carga explosiva cuando cientos de personas de la tribu Salarzai esperaban la entrega de ayuda humanitaria en un centro de distribución gestionado por el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas, que presta servicio a refugiados que han abandonado sus hogares por los combates entre fuerzas de seguridad y milicianos ligados con la red Al Qaeda.
Un portavoz del Programa Mundial de Alimentos ha asegurado que el atentado se ha producido cuando la gente estaba pasando un control de seguridad cerca del centro de distribución de ayuda humanitaria.
Una tribu antitalibán
Los Salarzais son una de las principales tribus regionales contrarias a los talibán y han apoyado las operaciones del Ejército paquistaní contra los insurgentes. Las zonas tribales de etnia pastún en la frontera con Afganistán tienen infiltrados milicianos talibán e insurgentes contra los que el Ejército paquistaní ha lanzado operaciones militares para eliminarlos.
Esta tribu antitalibán ha tenido un rol fundamental con las milicias tribales, los 'lashkars', para respaldar las operaciones del Gobierno paquistaní contra talibán e insurgentes. Su apoyo al Ejecutivo ha provocado que sean objetivo de los ataques de los milicianos talibán y los insurgentes.
Enfrentamientos
Cientos de milicianos talibán e insurgentes han muerto como consecuencia de operaciones militares gubernamentales y muchos de sus feudos han sido desmantelados pero los rebeldes han sido capaces de mostrar su capacidad de contraatacar y matar cientos de personas en campañas de ataques con bomba por todo el país.
Ayer, viernes, unos 150 talibán organizaron ataques simultáneos contra cinco puestos de control paramilitares en el área de Baizai en la zona tribal de Mohmand, en el noroeste de Pakistán. Los enfrentamientos se saldaron con once militares y 24 milicianos muertos