Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco muertos en un atentado en Estambul contra militares turcos

Atentado en TurquíaReuters
En un comunicado, el TAK, que se cree está vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), ha explicado que el atentado "fue organizado como acción de venganza contra la injusta guerra en el Kurdistán".
"Todas las fuerzas y grupos militares y el personal burocrático que tenga un papel en esta guerra racista contra el pueblo kurdo son nuestro objetivo", advierte el TAK, que denuncia que "las fuerzas de seguridad turcas siempre usan a civiles como escudos para protegerse a sí mismos".
"Advertimos a las fuerzas de seguridad de que no usen a civiles como escudos y también advertimos a los civiles de que no usen zonas o vehículos militares para su seguridad, o de lo contrario, no responderemos de lo que pueda suceder en el futuro", concluyen.
Cinco muertos y once heridos
Según el último balance que ofrecen los medios turcos, cuatro soldados y una adolescente han muerto en el atentado, mientras que otras once personas han resultado heridas, dos de ellas en estado crítico. Según el gobernador de Estambul, Hüseyin Avni Mutlu, la bomba de fragmentación fue accionada por control remoto.
La bomba fue detonada por control remoto cerca de un complejo de viviendas militares en el distrito de Halkali. Tres de los muertos eran sargentos, mientras que la cuarta víctima era una joven de 17 años, hija de un oficial del ejército, según ha informado la agencia estatal de noticias Anatolia.
La explosión, que ha tenido lugar en torno a las 07:30 horas de este martes (6:30 hora española) ha herido a casi una docena de personas y dos se encuentran en estado grave, según el gobernador provincial de Estambul, Huseyin Avni Mutlu. "Este es un ataque terrorista, y el objetivo del ataque es claro: la creación de divisiones, tensiones y la desesperación", ha declarado el gobernador.
Sin reivindicación oficial
Los separatistas kurdos, asentados en el norte de Irak, han aumentado los ataques contra instalaciones militares en el sudeste de mayoría kurda de Turquía. Fuerzas militares turcas comenzaron un importante despliegue de tropas y fuerzas de élite a lo largo de la frontera con Irak el pasado lunes, así, la lucha se ha intensificado entre las fuerzas militares turcas y los militantes del ilegal Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).
El primer ministro Tayyip Erdogan, que ha dicho que los rebeldes kurdos "se ahogan en su propia sangre", se enfrenta a crecientes críticas por el fracaso de su gobierno para detener la escalada de la violencia. Guerrilleros del PKK mataron a 11 soldados durante el pasado fin de semana y un soldado murió el lunes cuando los separatistas kurdos abrieron fuego contra dos unidades de policía militar.
Más de 40.000 personas han muerto desde 1984, cuando el PKK tomó las armas para lograr una patria para los 12 millones de kurdos que habitan en el sureste de Turquía.