Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 30 muertos en un ataque suicida en Pakistán

Al menos 30 personas han fallecido y más de 160 han resultado heridas en un ataque suicida perpetrado frente a un centro religioso chií en la provincia oriental paquistaní de Punyab. El atentado ha tenido lugar mientras más de 2.000 personas llevaban a cabo una procesión chií en la localidad de Chakwal.
Fuentes policiales indican que el terrorista activó los explosivos que llevaba cuando los agentes de seguridad del lugar, que también se encuentran entre los muertos, intentaron detenerle en la puerta del centro Imambargah, donde se celebraba la festividad de Majlis Aza.
Miles de miembros de esta secta del Islam minoritaria en Pakistán -frente a la mayoría suní- se habían congregado con motivo de una de las habituales procesiones de duelo para conmemorar el martirio del imán chií Husein Ibn Alí, nieto del profeta Mahoma.
Las autoridades han enviado dos helicópteros a la localidad, situada a unos 90 kilómetros de Islamabad, para trasladar a los heridos a hospitales de Rawalpindi, cerca de la capital paquistaní, y otras ciudades. Muchos vehículos en la zona han sufrido desperfectos a causa de la potente explosión.
Tanto el presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, como el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, ya han condenado el ataque terrorista. El móvil del ataque no ha sido aclarado aún, aunque los analistas no descartaron que se tratara de violencia sectaria, esta vez a cargo de los chiíes, a pesar de que esta comunidad tiene poca presencia en Jáiber.
La historia se repite
El pasado 27 de marzo tuvo lugar otro atentado en una mezquita repleta de fieles suníes que quedó devastada, esta vez en al región tribal de Jáiber, fronteriza con Afganistán, y que acabó con la vida de medio centenar de personas.
Durante el último año se han registrado frecuentes ataques suicidas en mezquitas chiíes en varios puntos del país, incluso en la relativamente tranquila provincia de Punjab.