Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos un muerto en los enfrentamientos por la denuncia de fraude electoral en Irán

Manifestantes contra el fraude electora iraníReuters
Miles de personas han colapsado una de las calles más céntricas de Teherán en apoyo al candidato opositor reformista, Mir Husein Musaví, quien ha pedido la repetición de las elecciones presidenciales celebradas el pasado viernes.
Al frente de la manifestación iban los dos candidatos que han denunciado fraude en las elecciones presidenciales, Mehdi Karrubí y el propio Musaví, que han reaparecido en público tras permanecer dos días vigilados en sus domicilios.
En silencio, y con dos dedos alzados en símbolo de victoria, varios miles de iraníes han marchado a través de la calle Enghebalab en dirección a la plaza Azadi, como hace treinta años ocurriera en el inicio de la revolución islámica que derrocó al último Sha de Persia, Mohamad Reza Pahlevi.
Por unas nuevas elecciones
"Estamos preparados para participar en unas nueva elecciones presidenciales. El voto del pueblo es mucho más importante que la persona de Musaví o cualquier otro", ha afirmado el propio Musaví.
Desde primera hora de la tarde, miles de personas han afluido a la citada calle Enguelab, pese a que las autoridades cortaron la comunicación por móvil en la zona y desde hace dos día han interrumpido el servicio de mensajería por sms. Aún así, la citada avenida estaba llena a rebosar.
"He venido hoy aquí a defender mi voto, a protestar contra este Gobierno que se dice islámico pero no ha tenido empacho en robar unas elecciones", explicaba a la agencia Efe uno de los manifestantes.
Siguen los enfrentamientos
Al menos una persona ha muerto a causa de los enfrentamientos entre partidarios del candidato opositor iraní y grupos de milicianos islámicos "Basij" en el oeste de Teherán, en concreto en la plaza de Azadi, donde ha tenido lugar la multitudinaria protesta.
Los disturbios se repiten en Irán desde que el pasado viernes el Ministerio de Interior concediera una sorprendente victoria, por mayoría absoluta, a Ahmadineyad.
Al grito de "muerte al dictador" y "abajo el Gobierno golpista" miles de personas se han echado a la calle, tomada por la Policía y los grupos de "Basij".
Ahmadineyad silencia el fraude
El fraude, que la oposición no ha podido explicar de forma suficiente al hallarse silenciada, es negado de forma reiterada por Ahmadineyad, a quien el Ministerio de Interior le otorga la victoria con el 62 por ciento de los votos.
Las páginas web de los candidatos reformistas han sido bloqueadas, otras como "Facebook" o "Youtube" son inaccesibles en Irán, y el periódico afín a Musaví ha dejado de aparecer en los quioscos.
El domingo, en una multitudinario rueda de prensa en Teherán, el presidente afirmó que en el país "la situación está bien" y culpó a la prensa internacional de injerencia en los asuntos internos de Irán y divulgar un imagen falsa del país.