Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siete millones de desplazamientos para un puente "helado"

Los mayores desplazamientos afectarán a las carreteras cuyo destino sean las zonas de montaña, para la práctica de deportes de invierno, y a otras zonas turísticas de descanso y de segunda residencia.
Tráfico afirma que las situaciones más complicadas pueden producirse en las salidas de las grandes ciudades durante la jornada del viernes y la mañana de este sábado, así como en la tarde del próximo miércoles.
Puertos cerrados
De momento el temporal ha dejado diez puertos de montaña cerrados por la nieve en la red secundaria de carreteras, además de dos tramos en las carreteras de Cáceres y Granada por presencia de hiele y nieve.
Los puertos cerrados son Collada de Arnicio, Alto de la Marta, El Connio, Leitariegos y Tarna (Asturias), Lunada y Estacas de Trueba, en las vertientes burgalesa y cántabra, Puerto de la Sia y La Matanela (Cantabria) y Fuente de la Cueva (León).

Las carreteras cerradas eran la CC-102, en Hervás, entre los kilómetros 12 al 17,5, y la CC-65, en Valverde del Fresno, del cero al 22, ambas en Cáceres, y la A-4025, con siete kilómetros, en Granada.
También hay nivel rojo de circulación por nieve o hielo en carreteras de hasta 15 provincias, así como era necesario el uso de cadenas en 38 puertos.
Retenciones en las primeras horas
El inicio del puente ha provocado más de 100 kilómetros de retenciones en más de una veintena de carreteras españolas, principalmente en Madrid y Barcelona.

Tres tramos de la M-40 (15 kilómetros), la A-1 en Madrid (3 kilómetros) y en San Agustín de Guadalix (3 kilómetros), la A-2 en Madrid (5) y en Torrejón de Ardoz (4) y la A-5 en Madrid (3), Móstoles (2) y Navalcarnero (6) tenían activado el nivel amarillo, es decir, circulación irregular con paradas intermitentes.
Por otro lado, unos 23 kilómetros de ocho carreteras de Barcelona también estaban afectadas por las retenciones con paradas intermitentes: la AP-7 en Fogars de la Selva (0,5 kilómetros), la B-10 en tres tramos de Barcelona (9,5), la B-20 en Barcelona (6), la B-23 en Esplugues de Llobregat (2,5) y Sant Just Desvern (2) y la C-17 en Mollet del Vallés (2).
Dos accidentes causaron atascos en la A-7 a la altura de Málaga (10 kilómetros) y en la A-49 en la localidad sevillana de Espartinas (7).
En la SE-30 en dos tramos de Sevilla (4 kilómetros), la A-44 en Granada (10) y la S-10 en el municipio cántabro de Astillero (6,5) también se podía circular, pero de forma irregular.