Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cúpula militar propuso no entregar a las familias los cadáveres mal identificados

El ex jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME) Luis Alejandre Sintes propuso antes de que se celebraran los Funerales de Estado a las 62 víctimas del accidente del Yakovlev-42 que los cuerpos identificados fueran entregados a sus familias y que el resto se trasladaran a un tanatorio para que continuasen los trabajos de reconocimiento, según ha testificado el teniente general Félix Sanz Roldán, jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) desde junio de 2004.
Sanz Roldán, que ha comparecido como testigo en la tercera jornada del juicio sobre las identificaciones erróneas del Yak-42, ha indicado que al tercer día de su función como JEMAD, el 29 de junio de 2004, el entonces ministro de Defensa, José Bono, le encargó que visitara a Alejandre para hacerle una serie de preguntas sobre la catástrofe aérea que éste consideraba "de interés".
En ese encuentro, Alejandre le contó que entre el día del accidente (26 de mayo de 2003) y el de los Funerales de Estado (28 de mayo de 2003) se celebró una reunión en una sala anexa al despacho del entonces ministro Federico Trillo en la que éste trasladó que "había recibido noticia de que no todos los cuerpos estaban identificados" y había propuesto que las víctimas reconocidas "se entregaran a los familiares" y el resto se trasladara a un centro funerario para "su identificación posterior".
El máximo responsable de la cúpula militar no pudo concretar si Alejandre trasladó esta información en una reunión de la Junta del Consejo de Dirección del Ministerio de Defensa.
"Como a perros"
Los familiares de las víctimas también han declarado en esta tercera sesión del juicio. Carlos Ripollés, que fue el primer presidente de la Asociación de Familias Afectadas por la Catástrofe del Yak-42, ha asegurado que el tratamiento que recibieron los fallecidos fue "una auténtica verguenza".
A pesar de haber muerto en acto de servicio, no pudieron pasar su última noche en una dependencia militar, como era el deseo de las familias. Además, "no recibieron ningún tipo de homenaje". Ripollés, ha dicho que les trataron "como a perros" y que incluso quisieron enterrarles "de noche, como si fuesen terroristas".
De igual modo, ha calificado de "humillantes" las entrevistas que las familias mantuvieron tras el accidente con el entonces secretario general de Política de Defensa, Jaime Jiménez Ugarte. porque "se volvía loco" y gritaba a los familiares como "un energúmeno".
Alejandre citado
El tribunal que juzga los errores en la identificación de 30 de los 62 militares españoles fallecidos en el accidente del Yak-42 en Turquía ha decidido citar como testigo al general Luis Alejandre.
Alejandre es el hombre más cercano al ex ministro de Defensa Federico Trillo citado hasta ahora para declarar.