Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Le cortaron la luz y la vida

Una vecina de Reus, en Tarragona, ha muerto porque no podía pagar la factura de la luz. La mujer, de 81 años, falleció en un incendio. Iluminaba la casa con velas porque le habían cortado la luz y una de ellas prendió su cama. El Ayuntamiento y la empresa suministradora, Gas Natural, se culpan mutuamente de esta muerte porque a esta mujer la protegía la ley contra la pobreza energética. Nunca se le debió cortar la electricidad. El incendio de Reus es un ejemplo trágico, muy impactante, de una realidad, por desgracia, más amplia.