Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Y si Tutankamón no duerme solo?

Se confirman las teorías del arqueólogo Nicholas Reeves: existen dos cámaras ocultas tras los muros Norte y Este del hipogeo. Los radares japoneses lo han constatado, y añaden que en esos espacios desconocidos existen restos orgánicos y metálicos. Han pasado 94 años desde que Howard Carter descubrió la tumba, y los arqueólogos siguen soñando con hallar los restos de Nefertiti, la madre del Faraón Niño, que pudo ser enterrada junto a él.  En el descubrimiento publicado hoy ha tenido una participación decisiva la empresa española Factum Arte.  Esta compañia, radicada en Madrid, realizó una réplica exacta de la tumba y tomografió al milímetro sus muros, lo que permitió descubrir los accientes en la roca, que hicieron pensar en la existencia de accesos a cámaras ocultas.