Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Balas blancas, víctimas negras

La secuencia es espeluznante. Un policía blanco mata fríamente, por la espalda, a un ciudadano negro. Los hechos ocurrieron el pasado sábado y fueron grabados por un viandante que recogió toda la escena. El policía blanco dispara ocho veces, cinco alcanzan al hombre que huye y uno de ellos le atraviesa el corazón. Tras el tiroteo, el policía se acerca al sospechoso y le esposa en el suelo, herido de muerte. Es entonces cuando llama por walkie-talkie a un compañero y recoge algo del suelo. Ya con su compañero a su lado, el agente parece que arroja junto al cuerpo de la víctima el objeto que ha recogido previamente.