Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seis décadas de vida, convertidas en escombros

La piqueta echa abajo un inmueble de dos plantas donde vivían tres familias.  El desalojo se ha producido en medio de duros enfrentamientos entre la policía y miembros de la Plataforma Antidesahucios.  El edificio era la última infravivienda del barrio madrileño de Tetuán.  El ayuntamiento la expropió con el argumento de que invadía 6 metros cuadrados de acera. El consistorio ofreció a los propietarios un alquiler social y 400.000 euros; ellos exigían 1,8 millones de euros.