Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Segundo grado para la etarra Sara Majarenas

El juez de viglancia penitenciaria ha concedido el segundo grado con beneficio de tercero a la etarra Sara Majarena, que convivía en la prisión valenciana de Picassent con su hija.  La pequeña fue apuñalada en enero por su padre, durante una salida de fin de semana y ahora, al cumplir los 3 años debía abandonar la prisión, por superar el límite de edad permitido para convivir con su madre reclusa.  Desde mañana, madre e hija vivirán juntas en un centro tutelado por una ONG en Madrid. A finales de 2015, 111 niños vivían con sus madres en prisiones españolas.