Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La menor explotada ya está a cargo de la Comunidad de Madrid

El caso de la niña de BadajozCuatro
Una vez localizada la niña, la Comunidad ha asumido su "tutela efectiva" y la menor está recibiendo asistencia por parte del personal sanitario y de los servicios sociales, que continúan evaluando sus necesidades. La tutela de urgencia se adoptó el pasado 10 de diciembre en Comisión de tutela y se hizo efectiva y notificó al padre el martes por la tarde.
La menor está recibiendo asistencia por parte del personal sanitario y de los servicios sociales de la Comunidad de Madrid, que están evaluando las necesidades de la menor. El padre de la menor se presentó en la sede del Instituto del Menor y de la Familia de la Comunidad de Madrid, donde aseguró que la joven estaba con él, su madre y una hermana, aunque no dijo dónde se encontraba, ni presentó pruebas de su localización. De modo que rechazaba la tutela del Gobierno regional.
De momento, la Comunidad de Madrid ya ha puesto estos hechos en manos de la Fiscalía. Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad, ha precisado que "será el fiscal de menores o el juez de menores y el grupo de policía dedicado a los menores quienes tendrán al final que decidir quién tiene la tutela" de la chica. Aunque, ha manifestado que se garantizará "la mejor atención para la niña".
Una desaparición de dos meses
El pasado 3 de octubre, los padres de la menor, de 14 años y domiciliada en los alrededores de la calle Serrano de la capital, presentaron una denuncia por su desaparición en la comisaría madrileña de Chamartín. La menor se marchó de casa tras haber sido seducida por un rumano de 22 años, que la convenció para que se fuera a vivir con él.
Al poco tiempo de llegar a Arroyo de San Serván, un pueblo de poco más de 4.000 vecinos, la chica residió algunas noches en una vivienda de la calle de La Sierra, donde habitaban varios familiares del novio rumano. Pero más tarde, fue trasladada a una chabola próxima a un vertedero y obligada a prostituirse. El 4 de diciembre, Pedro José, un policía local liberó a la menor.