Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En marcha 3.000 GPS para controlar a los maltratadores

En una rueda de prensa conjunta de los ministros de Justicia, Interior e Igualdad, el Gobierno ha presentado un proyecto para controlar a los maltratadotes sobre los que pesen órdenes de alejamiento de sus parejas, a partir del 24 de julio.
El Gobierno pone en marcha 3.000 dispositivos GPS, gestionados por las compañías Seguritas Direct y Telefónica.
Los dispositivos GPS se impondrán al supuesto agresor por decisión judicial para garantizar la protección de la mujer durante todo el procedimiento mientras tenga en vigor una medida cautelar de alejamiento.
Las 24 horas del día
Estos dispositivos de detección de proximidad se impondrán por orden judicial en los procedimientos de violencia de género en los que se dicte una medida cautelar de alejamiento y concurra una situación de especial riesgo para la víctima.
Una vez adoptada la decisión judicial, será comunicada a la empresa gestora y a las fuerzas policiales en un plazo de 24 horas para que puedan disponer de toda la información tanto de la víctima como del inculpado.
El sistema conecta al supuesto agresor y a la mujer con un centro de control único operativo 24 horas al día y todos los días del año, donde personal cualificado para ello atenderá las incidencias y trasladará toda la información relativa a las mismas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
Un brazalete acuático

Tanto el inculpado como la víctima estarán equipados con un dispositivo. En el primer caso, se trata de un brazalete ajustable a la muñeca o el tobillo que funciona como transmisor de radiofrecuencia y que lleva aparejado un dispositivo de rastreo GPS.
El transmisor envía señales al centro de control para verificar que el inculpado lleva consigo el localizador y es capaz de activar una alarma en el momento de coincidir a menos de 500 metros con el dispositivo de la víctima.
El brazalete, acuático, va equipado con un sistema de seguridad que activa una alarma si el inculpado intenta quitárselo o manipularlo. También avisa al Centro de Control si se separa del transmisor de radiofrecuencia o si a la batería del mismo, de unos 6 meses de duración, le quedan menos de diez días de autonomía.