Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los manifestantes bloquean el sector de la refinería en Francia

Huelgas de las refinerías en FranciaReuters
Las protestas contra el Gobierno de Nicolas Sarkozy se han intensificado hoy y todas las refinerías del país se han unido a la huelga, por lo que este sector está bloqueado. Los trabajadores están en huelga principalmente para protestar por la reforma del sistema de pensiones que se está estudiando en la Asamblea Nacional, pero en la refinería de Reichstett, en el este del país, el paro se debe a cuestiones laborales, según los sindicatos.
Las protestas han obligado a los responsables de diez refinerías a proceder a su cierre. Otra que se encuentra próxima a Marsella está funcionando a niveles mínimos, y la situada cerca de Dunkirk está cerrada desde septiembre de 2009.
La Policía asegura que ha conseguido abrir de nuevo el acceso a un depósito situado cerca de Marsella, en la costa suroriental, que fue bloqueado este jueves por un grupo de trabajadores, de manera que los camiones han podido seguir realizando entregas. Las autoridades también han puesto fin a los bloqueos en un depósito próximo a Burdeos, en el suroeste, y en otro ubicado cerca de Clermont-Ferrand, en el centro del país, después de que el Elíseo diera la orden el jueves por la noche.
Las huelgas comenzaron el martes
Los trabajadores de las refinerías comenzaron el paro el martes, mientras que la huelga en la principal terminal de Francia donde se recibe petróleo, el puerto de Fos-Lavera, ha llegado este viernes a su décimo noveno día.
Decenas de gasolineras francesas han sufrido escasez en algún momento esta semana, en parte debido a la gran afluencia de los automovilistas, que temen quedarse sin combustible y no poder repostar. El Gobierno ha pedido a la gente que mantenga la calma y ha asegurado que habrá carburante para los camiones, si bien ha descartado recurrir a las reservas estratégicas de las que dispone el Estado.
Por otro lado, el principal sindicato de camioneros de Francia ha pedido a sus miembros que se unan a las huelgas para expresar su rechazo a la reforma de las pensiones.