Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El lipoláser desbanca a la liposucción tradicional como el tratamiento más demandado para acabar con los michelines

El lipoláser o liposucción con láser ha desbancado a lo largo del último año a la liposucción tradicional como el tratamiento más demandado por los pacientes para eliminar grasa localizada y la flacidez de la piel en determinadas zonas del cuerpo como los flancos, más comúnmente conocidos como michelines, según ha informado el director del Grupo Clínicas Diego de León, Miguel de la Peña.
Y es que, se ha convertido en la intervención quirúrgica menos dolorosa y que requiere menor tiempo tanto de intervención en el quirófano como de recuperación. Únicamente requiere una leve incisión para introducir la cánula de pequeño grosor similar al de una aguja, una incisión que después de la intervención es "imperceptible".
"El lipoláser forma parte del 40 por ciento de las cirugías estéticas mínimamente invasivas que no requieren hospitalización y para su intervención, a diferencia de la liposucción tradicional, se utiliza anestesia local, permitiendo al paciente estar consciente e incluso conversar con el doctor de forma simultánea", ha explicado el experto.
En concreto, este tratamiento evidencia que la tecnología láser está cada vez más presente en numerosos tratamientos estéticos. En el caso de la liposucción ha supuesto un avance considerable, debido a que la cánula que se utiliza para extraer la grasa contiene una fibra y un sensor de temperatura, calor y movimiento que permiten intervenir con una mayor precisión que con la liposucción tradicional.
Como beneficios respecto a su método predecesor, destacan la mayor retracción de la piel, es decir, impide la flacidez de la piel, tersándola, y disminuye las inflamaciones. El láser derrite la grasa para posteriormente eliminarla del cuerpo.
Asimismo, en el ranking de demanda de cirugía estética a nivel nacional, la liposucción con láser se sitúa en el segundo puesto, por detrás del aumento de pecho. El 80 por ciento de los pacientes que acudieron a las clínicas Diego de León para eliminar grasa a lo largo de 2016 eligieron este tipo de tratamiento y, de ellos, el 70 por ciento eran mujeres y el 30 por ciento hombres.
Por otra parte, el primer trimestre del año, especialmente en los meses de enero y febrero, es la época con mayor demanda de tratamientos para eliminar grasa y peso porque coincide con la época para recuperarse de los excesos de las fiestas navideñas, el comienzo de la operación bikini y el momento de poner en práctica los propósitos de año nuevo.