Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes de la eurozona aprueban crear un fondo de estabilización para frenar los ataques a la moneda única

El Eurogrupo se reúne en defensa del eurocuatro.com
La presidencia española ha convocado una reunión extraordinaria de ministros de Economía de la UE para el domingo 9 de mayo donde se ratificará formalmente la puesta en marcha de este fondo de rescate, que empezará a funcionar el próximo lunes cuando abran los mercados.
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha destacado que las decisiones adoptadas serán de "aplicación inmediata" el lunes desde la apertura de los mercados y que el mecanismo estará "perfectamente operativo". Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha confiado en que las bolsas europeas, incluida la de Madrid, reciban el lunes "razonablemente bien" la creación de este fondo.
El nuevo instrumento de estabilización permitirá a la Comisión acordar ayudas financieras directas y puntuales a los Estados miembros en graves dificultades para "preservar la estabilidad de la eurozona", según ha afirmado el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.
El presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, no quiso dar detalles sobre la dotación de este fondo ni sobre su funcionamiento, alegando que la Comisión presentará sus propuestas el próximo domingo. Fuentes diplomáticas indicaron que el mecanismo podría estar dotado inicialmente con 70.000 millones de euros.
Zapatero ha destacado que se trata de una "medida de garantía" y que espera que no sea necesario utilizarla. "El apoyo a Grecia ha sido un apoyo bilateral, la decisión ahora es que el apoyo, en su caso si algún país lo necesitara, sería comunitario", ha explicado el presidente del Gobierno.
Por su parte, Sarkozy ha puesto de relieve que lo que empezó siendo una crisis en Grecia se ha convertido en un ataque sobre el conjunto de la zona euro y que por tanto el plan está destinado a responder a la situación de "hoy" y no a la de la semana pasada.
En la misma línea, ha declarado que todas las instituciones comunitarias unirán sus esfuerzos para "yugular" la especulación. El mandatario francés ha enfatizado que la crisis que se vive es "sistémica" y que la respuesta tenía que ser igualmente "sistémica".
Papel del BCE
En la asistencia a los países con problemas también estará implicado el Banco Central Europeo (BCE), aunque todavía no se ha definido bien cuál será su papel. "Todas las instituciones de la eurozona, el Consejo, la Comisión, el BCE, así como todos los Estados miembros, se comprometen a utilizar todos los instrumentos disponibles para garantizar la estabilidad de la eurozona", ha dicho Van Rompuy al ser preguntado por si se le había pedido al Banco que compre directamente deuda pública de los países con problemas.
En todo caso, el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, ha insistido en que tanto la Comisión como los países de la eurozona respetan "la independencia del BCE" y "apoyan plenamente al Banco en su actuación para garantizar la estabilidad de la eurozona". "Le corresponde a él decidir usando sus prerrogativas", ha explicado.
Pacto de consolidación fiscal
Los líderes europeos se comprometieron a acelerar la consolidación de sus cuentas públicas y a tomar "todas las medidas necesarias" para lograr los objetivos de reducción de déficit para este año y los siguientes y cumplir los plazos fijados en los procedimientos por déficit excesivo. En el caso de España, el plazo para reducir el déficit por debajo del 3 por ciento del PIB es 2013.

Los jefes de Estado y de Gobierno han acordado además "reforzar" el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), incluyendo "sanciones más eficaces" para los países que incumplan reiteradamente los límites de déficit y deuda. También se extenderá la vigilancia y la coordinación política en la eurozona, prestando especial atención a los niveles de deuda y a las diferencias de competitividad.
Los jefes de Estado y de Gobierno han dado finalmente vía libre a la entrega a Grecia del primer tramo de ayudas por valor de 110.000 millones de euros para rescatarle de la quiebra. Han constatado que ya existe una "masa crítica" de fondos disponible para refinanciar los 8.500 millones de deuda griega que vence el próximo 19 de mayo, después de que un gran número de países de la eurozona (entre los que están España, Alemania o Francia) ya hayan completado los procedimientos nacionales para desbloquear los créditos.