Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En libertad todos los detenidos por las reyertas en Pozuelo

La jueza titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Pozuelo de Alarcón ha ordenado la puesta en libertad de los trece adultos detenidos en la madrugada del pasado sábado a consecuencia de los incidentes acaecidos en la zona ferial y las inmediaciones de la Comisaría de Policía del municipio, que se saldaron con 20 detenidos, siete de ellos menores, y con diez agentes de la Policía heridos.
Los detenidos están acusados de desordenes públicos, alteraciones y atentado a agente de la autoridad por los graves daños en el mobiliario urbano y el incendio de varios vehículos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Este lunes han pasado la mayoría del día ante la jueza, ante quien algunos de ellos han confirmado su participación en los disturbios sucedidos. Los menores han pasado este lunes a disposición de la Fiscalía de Menores y han sido puestos en libertad.
Si bien los jóvenes presuntamente implicados en los hechos han declarado en calidad de imputados, la magistrada no ha concretado formalmente a cada uno de ellos la naturaleza jurídica de los hechos de que es acusado, a la espera de nuevas diligencias de investigación que confirmen los extremos de su participación.
Lo ocurrido
Según fuentes policiales, hacia las 2.15 horas de la madrugada del sábado al domingo los agentes del dispositivo especial de seguridad de Pozuelo, integrado por Policía Municipal y Policía Nacional tanto de la comisaría del municipio como de la Unidad de Intervención Policial (UIP), recibieron un aviso para la calle Camino de las Huertas.
Allí, un joven que había sido agredido con una botella y presentaba heridas en la cabeza solicitó ayuda médica. Los sanitarios lo trasladaron al Hospital Puerta de Hierro y los agentes se quedaron patrullando por la zona.
Hacia las 3 horas, cuando los 'botellones' debían dispersarse, un grupo de chavales comenzó a tirar piedras y botellas contra los agentes y contra el vehículo policial de la UIP. A partir de ahí, según las fuentes, "todo el mundo empezó a desmadrarse, muchos como consecuencia de encontrarse bajo la influencia del alcohol".
Durante tres horas se produjo una batalla campal en Pozuelo que obligó al retén policial a pedir incluso refuerzos a Madrid. Los avisos por megafonía y con los lanzadestellos no evitaron que los agentes tuvieran que utilizar salvas al aire y pelotas de goma para dispersar a la masa. Hacia las 4.30 horas, unas 200 personas llegaron incluso a intentar entrar en la aunque "gracias al dispositivo de seguridad de la comisaría y a la UIP no consiguieron hacerlo", explicaron las fuentes.