Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los liberales ganan las elecciones en Holanda con solo un escaño de ventaja

Los liberales ganan las elecciones en Holandacuatro.com
El Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) ha obtenido en total el respaldo del 20,06 por ciento de los votantes, lo que se traducirá en 31 escaños parlamentarios. El Partido Laborista se ha quedado en 30 parlamentarios tras recibir el 20 por ciento de las papeletas depositadas en las urnas, según los datos divulgados por las autoridades con el 97 por ciento del voto escrutado.
El líder del VDD, Mark Rutte, ha celebrado la victoria de su formación ante sus seguidores: "Qué noche tan especial y emocionante. Es la primera vez en la historia que el VDD se convierte en el mayor partido de Países Bajos", ha dicho aliviado.
Los sondeos previos a las elecciones pronosticaban una victoria más amplia de los liberales, que habían preconizado un plan de austeridad de 39.000 millones de euros para corregir la situación de la deuda pública. Los laboristas habían propuesto un aumento de los impuestos a las personas de mayores ingresos y un recorte público menor.
Renuncia de Balkenende
Los grandes derrotados de la jornada electoral fueron los Cristiano Demócratas de Balkenende, que contarán con 21 escaños en el Parlamento (20 diputados menos que durante la anterior legislatura) y han sido relegados a la cuarta plaza, por detrás del Partido por la Libertad (PVV).
"Tengo que asumir la responsabilidad" ha indicado entre lágrimas Balkenende, quien calificó de "muy, muy decepcionantes" los resultados obtenidos. "Los electores han hablado y los resultados son claros. En las elecciones hay ganadores y perdedores, así es como funciona la democracia", ha indicado el primer ministro saliente, que también ha renunciado a su escaño. El 'número dos' en la lista de los Cristiano Demócratas, Ank Bijleveld, es el principal favorito a asumir el liderazgo del partido.
La alegría de la ultraderecha
El gran triunfador de los comicios, al margen de los dos grandes partidos, ha sido el ultraderechista y xenófobo declarado Geert Wilders, candidato del PPV, formación que contaba hasta ahora con nueve parlamentarios y que pasará a tener 24 asientos en la nueva Cámara.
Wilders celebró anoche ante sus seguidores los resultados obtenidos y defendió el rápido ascenso de su plataforma -que ha recibido el apoyo de más de medio millón de holandeses- como el triunfo de su discurso de "mayor seguridad, menos delito, menos inmigración y menos Islam".
"Lo imposible se ha convertido en realidad. Es un día glorioso para todo el país", ha indicado Wilders tras expresar su voluntad por formar parte del nuevo Gobierno de coalición. "Espero que podamos gobernar. Nos pueden tener cerca o dejarnos al margen", ha añadido.
Gobierno de coalición
La cúpula del DVV y del Partido Laborista se reunirán a lo largo del día para trazar sus estrategias y estudiar las posibles alianzas con otras formaciones para alcanzar la mayoría de 76 escaños necesaria para poder gobernar en una coalición en la que el PPV podría tener opciones de entrar debido a sus sólidos resultados.
Sin embargo, esto no sucederá con los laboristas, cuyo líder y ex alcalde de Amsterdam, Job Chohen, ha asegurado que haría todo lo posible por garantizar que Países Bajos "continúe siendo un país social y decente".
Los liberales también habían expresado su rechazo a negociar con Wilders pero en las últimas semanas Rutte ha señalado que su partido no descartaba ninguna posibilidad y que lo más importante era contar con una coalición en condiciones de asumir el Gobierno a partir del 1 de julio.