Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un ladrón de antigüedades devuelve su botín 20 años después

Un ladrón de antigüedades devuelve su botín 20 años despuésAAI

Los empleados del Museo de Cultura Islámica y de Oriente Próximo de Be'er Sheva (Israel) han encontrado una bolsa en el patio de las instalaciones en la que estaban guardados dos proyectiles de catapulta que empleó el ejército del Imperio Romano hace 2.000 años en Gamla, una población situada en los Altos del Golán, según ha informado la autoridad israelí en materia de Antigüedades (AAI).

Junto con el paquete, la persona que lo depositó ahí dejó también una nota explicando que había robado las piezas en 1995 y que, 20 años después, las devolvía porque "solo le han traído problemas".
"Aquí hay dos rocas de catapulta romana de Gamla, de un barrio residencial en la cima. Las robé en julio de 1995 y, desde entonces, no me han traído más que problemas. ¡Por favor, no roben antigüedades!", reza el mensaje.
Los responsables del museo pusieron el hallazgo en conocimiento de la AAI, que, según ha indicado esta institución, las ha transferido al Departamento Nacional de Tesoros. "Hay muchas de estas piedras expuestas en la Reserva Natural de Gamla", ha explicado.
De hecho, uno de los investigadores de la AAI, Danny Syon, ha explicado que durante la excavación de Gamla se localizaron casi 2.000 de estas piezas, lo que constituye "el mayor hallazgo de proyectiles de catapulta del periodo romano".
La institución ha señalado que "no es la primera vez" que un ladrón de antigüedades se arrepiente de sus fechorías y devuelve lo robado o que una persona que posee de forma no autorizada un tesoro termina por ponerlo a disposición de las autoridades.
"Una vez, devolvieron un cofre judío de 2.000 años de antigüedad a la Unidad de Prevención de Robo de Antigüedades. Había permanecido guardado debajo de la cama de una persona de Tel Aviv, hasta que lo descubrió y se dió cuenta del significado del objeto --asegura la AAI-- En otra ocasión, un pastor religioso de Nueva York (EE.UU.) pidió perdón de parte de un miembro de su comunidad atormentado por haberse llevado una piedra de Jerusalén, una década atrás".