Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una labradora salva de morir electrocutada a su dueña embarazada en Argentina

Melina y Wendy, la labradora que le salvó la vidacuatro.com

Los hechos ocurrieron en la ciudad argentina de Firmat. Melina Avalos de 24 años y embarazada de 13 semanas fue rescatada por su perra Wendy cuando se estaba electrocutando por causas desconocídas al depositar su toalla en un tendedero de metal. La labradora se abalanzó sobre su dueña haciendo que dejará de estar en contacto con el metal. La joven se encuentra en buen estado. 

El pasado 20 de enero, en la ciudad argentina de Firmat, Melina Avalos de 24 años y embarazada de 13 semanas se disponía a tender su bañador en un tendedero de metal después de bañarse cuando, sin saber el motivo, se electrocutó. En ese instante, con toda su familia ya dentro de la casa a punto de comer, se encontraba sola y únicamente pudo pronunciar un sonoro grito. El alarido fue suficiente para que su mascota, Wendy, una labradora de año y medio, se abalanzáse sobre ella apartándola del metal y salvándola la vida.
Según recoge La Capital, tanto la joven como el bebé que está en su vientre no resultaron heridos, aunque el accidente provocó que las autoridades sanitarias acudiensen al lugar de los hechos para evaluarla físicamente. "Lo único que alcancé a hacer fue pegar un grito y Wendy, que estaba al lado, fue la única que se dio cuenta", declaró la joven al medio argentino. Melina también relató lo que recuerda de la milagrosa acción de Wendy: "Saltó y me pegó en la pierna, donde me dejó la marca de las uñas, y ahí caí desmayada al piso. Solamente recuerdo hasta ahí".
La reacción de la familia no se hizo esperar. Alarmados por los ladridos de la perra, la madre de la joven salió corriendo de la casa y se encontró a Melissa desmayada tumbada en el suelo convulsionando. Los primeros minutos fueron desconcertantes, ya que la familia no sabía lo que había ocurrido. No fue hasta que la futura madre volvió en sí, cuando de su propia boca pudieron conocer qué había pasado.
Melisa profundamente conmovida no ha dejado de agradecer el gesto de su perra: "Si ella no hubiese estado ahí, ni mi bebé ni yo estaríamos vivos. Los dos estamos vivos por ella", expresó al medio argentino.