Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los laboristas renuncian aliarse con los liberales y se allana el terreno entre Clegg y Cameron

Clegg y CameronReuters
La retirada del, hasta ahora, partido en el poder facilitaría el entendimiento entre la tercera fuerza y los conservadores, con los que los liberal demócratas habían comenzado a conversar el mismo viernes, cuando los resultados del 6 de mayo otorgaron el mayor número de escaños a los 'tories', aunque a 20 de la hegemonía.
No obstante, el proceso se había ampliado este lunes a los laboristas, si bien la implicación de éstos habría quedado sentenciada tras la reunión de esta mañana de las comisiones negociadoras, entre las que habrían surgido diferencias suficientes, y una tendencia creciente entre los diputados del partido, que no verían con agrado una coalición, tras la derrota en los comicios, y que se ha extendido, incluso, a miembros del Gobierno. El más destacado, hasta ahora, es el ministro de Sanidad, Andy Durham, quien consideró que se deben "respetar los resultados de las elecciones".
Hasta ahora, los liberal demócratas mantenían la indecisión acerca de qué oferta se ajusta a sus demandas y, tras entrevistarse esta mañana con una delegación laborista, han retomado los contactos con los conservadores con los que aún permanecen reunidos en dependencias oficiales.