Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 1.100 kilómetros de las carreteras españolas tienen un riesgo elevado

El nivel de riesgo es bastante alto. De los 1.100 kilómetros de toda la Red de Carreteras del Estado, 102 kilómetros son de riesgo más alto, estos son, los conocidos tramos negros, según un estudio sobre la siniestralidad y el índice de riesgo de EuroRap.
En total, son siete carreteras donde se concentran la mitad de los accidentes que se producen en España. Concretamente, los tramos con más cantidad de puntos negros son la N-621, la N-630, la N-632, la N-122, la N-234, la N-322 y la N-340. De ellas, la carretera que más tramos negros ha aumentado desde hace cuatro años es la de Asturias, N-632, con tres tramos negros.
En cuanto a la lista de tramos negros por carreteras, por comunidades autónomas a la cabeza se sitúan, Asturias, Cantabria, Aragón, Galicia, Andalucía, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, La Rioja, Comunidad de Madrid, Murcia, Navarra y País Vasco. La menor disminución de tramos negros en los últimos tres años se da en Extremadura, Comunidad Valenciana y Andalucía.
A pesar de estos datos, el riesgo de las carreteras se ha reducido a la mitad en 10 años. Teniendo en cuenta el número de accidentes de tráfico y fallecidos el porcentaje pasa del 36% entre 1999 y 2001 al 10,4% entre 2007 y 2009.
Sin embargo, el responsable de Seguridad Vial de la Fundación RACC ha destacado que "uno de cada diez tramos en España todavía representa un riesgo elevado o muy elevado de sufrir un accidente" y ha insistido en que es "un momento especialmente crítico", debido al repunte de accidentes entre septiembre y noviembre, para aplicar "una política de mantenimiento" de las carreteras.
Del mismo modo, ha señalado que las medidas que se han puesto en práctica para reducir el número de accidentes en losúltimos años han funcionado, pero el repunte de accidentes lo que viene a señalar es que "esas medidas no van a seguir bajando los accidentes", por lo que si quiere continuar descendiendo el número de muertos que se cobra la carretera hay que invertir en las carreteras y aplicar nuevas medidas.