Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez Baltasar Garzón no está sólo

Alrededor de 500 personas se concentraron el jueves, por una convocatoria a través de la red social Facebook, frente a la Audiencia Nacional para expresar su apoyo al juez Baltasar Garzón, a quien el Tribunal Supremo ha abierto un procedimiento penal por un presunto delito de prevaricación al investigar sin ser competente para ello las desapariciones durante el franquismo.
Los manifestantes cortaron la circulación de la calle Génova, ante la vigilancia de las fuerzas de seguridad. Fini, uno de los manifestantes que decidió salir a la calle para expresar su malestar, confió en que los políticos les escuchen. "Deberían hacerlo", señaló.
Isabel, otra de las manifestantes, afirmó estar "indignada" por la situación y también expresó su esperanza con que se sepa "que hay mucha gente que no está de acuerdo". La madrileña aseguró que se había informado de la concentración a través de un correo electrónico.
El presidente de la Plataforma por un Centro de la Paz y la Memoria de la cárcel de Carabanchel, Julián Rebollo, también se sumó a esta manifestación para apoyar al juez Baltasar Garzón. "Es un auténtico crimen que quieran juzgarle, hay que juzgar los crímenes del franquismo, con todas sus consecuencias", aseguró. "Parece mentira que después de luchar tantos años por la democracia, todavía no se consienta", se lamentó Rebollo. "Estamos aquí para defender la justicia y la memoria histórica del pueblo español, para nosotros y para nuestros hijos", añadió Julián entre aplausos de los manifestantes.
Estas organizaciones tienen previsto continuar los actos de apoyo al juez Garzón y, entre ellos, convocarán el próximo 24 de abril una concentración en todos los municipios de España. Asimismo, también respaldarán la iniciativa de los sindicatos UGT y CCOO, que han convocado un acto el próximo día 13.
Víctimas del franquismo
Fausto Canales, hijo de Valerico Canales, que desapareció el 20 de agosto de 1936, víctima de la represión franquista, ha señalado que es una "completa injusticia" la causa contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por un presunto delito de prevaricación que habría cometido al investigar las desapariciones durante el franquismo y mostró su "absoluto enfado constructivo".
Asimismo, Canales ha lamentado que "se va a privar a la justicia de un valor internacionalmente reconocido" y ha añadido que el juez Baltasar Garzón fue "el único que ha atendido a las denuncias para que investigaran de una manera racional y auténtica la desaparición forzada de nuestros seres queridos".
Para Aniceto Asensio Barrena, cuya familia lleva 73 años luchando por la apertura de la fosa colectiva donde se encontraría su tío, natural de la localidad de Arroyo de San Serván, junto a otros ocho hombres y dos mujeres de este mismo municipio, las acusaciones que recaen sobre Garzón "sientan muy mal", por tratarse de "el único (juez)" que ha decidido "descubrir la verdad" sobre los crímenes franquistas, por lo que ha lamentado que "no le hayan dejado".
Aniceto no para de preguntarse "cuándo va a llegar el día" en el que los familiares de las más de 100.000 desaparecidos logren recoger los restos de los suyos, ya que lo que pretenden es ofrecerles "digna sepultura" y recobrar "la dignidad que les quitaron cuando les fusilaron".
Obstáculos para escavar

En el olivar, cercano a la Autovía A-5, a la altura de la entrada a la capital extremeña, está el cadáver de Juan Barrena Alvarez, tío de Aniceto, que junto a 10 vecinos "fueron fusilados" en agosto de 1936 y desde entonces están en un fosa que fue "localizada desde el mismo día que los mataron" gracias a las informaciones de un familiar que ahora tiene 94 años, según lamentó Aniceto.
Pese a contar con pruebas y testimonios al respecto, este hombre explicó que se enfrentan a la oposición de los dueños de la finca donde se localiza la tumba colectiva. "El dueño dice que no nos deja entrar, pese a saber perfectamente que están ahí, pero no quieren dar el brazo a torcer ", criticó.