Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La izquierda europea sufre un serio revés en Europa

El grupo conservador del Partido Popular Europeo (PPE) volverá a ser la primera fuerza de la Eurocámara con una representación de 267 diputados, tras su triunfo en los países más poblados de la Unión en unas elecciones en las que ecologistas y grupos minoritarios registran un importante crecimiento.
Los partidos conservadores y de centro-derecha se mantienen sólidos en Europa y se han impuesto en Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España y Polonia. La victoria del PPE a pesar de la anunciada salida de los conservadores británicos y checos de sus filas, despeja el camino para que José Manuel Durao Barroso sea reelegido como presidente de la Comisión Europea.
Mientras, el Partido de los Socialistas Europeos (PSE) se mantendrá como segunda fuerza política con 159 europarlamentarios y la Alianza de Demócratas y Liberales por Europa obtienen 81 diputados, menos representación que en los comicios de 2004.
El avance de la derecha
La derrota del Partido Laborista en Reino Unido, que se desploma hasta la tercera posición, puso el broche final a la victoria de los conservadores en el Parlamento Europeo.
En Alemania, la Unión Cristianodemócrata (CDU) junto con su ala bávara la Unión Cristianosocial (CSU), logra un 38 por ciento de los votos. La CDU se mostró satisfecha con estos resultados, frente a la decepción expresada por el Partido Socialdemócrata (SPD), que sólo ha conseguido repetir los pobres resultados de hace cinco años, con un 20,8 por ciento de votos.
En Francia, la gobernante UMP (Unión por un Movimiento Popular) del presidente Nicolas Sarkozy, gana los comicios, con un 27,4 por ciento de votos, seguida del Partido Socialista (16,5 por ciento) y de Europe Ecologie (16,2 por ciento).
En Italia, el partido Pueblo de la Libertad (PDL), liderado por Silvio Berlusconi, es el vencedor de las elecciones europeas celebradas en el país, al conseguir el 36 por ciento de los votos frente al 26,5 por ciento alcanzado por el opositor Partido Demócrata (PD), a pesar de los escándalos en los que se ha visto envuelto el jefe del Gobierno.
En España, el conservador Partido Popular (PP), el principal de la oposición, ha ganado las elecciones al Parlamento con el 42,23 por ciento de los votos.
La composición del Parlamento Europeo
Por tanto, casi dos tercios del futuro hemiciclo corresponderán a formaciones de centro-derecha: conservadores, democristianos, liberales, soberanistas, escépticos antieuropeos, y derecha xenófoba. También se produce un avance de los ecologistas y de diferentes partidos minoritarios.
Los Verdes amplían su representación en la Cámara de Estrasburgo, con 54 escaños, gracias sobre todo a su sorprendente avance en Francia, donde se sitúan en tercera posición.
La Izquierda Unitaria Europea obtiene 34 escaños (4,6 por ciento) y los euroescépticos de Independencia y Democracia, 18 (2,4 por ciento).
Baja participación
Las elecciones al Parlamento Europeo, que comenzaron en varios Estados miembros el pasado jueves y han concluido este domingo con el voto en diecinueve países y la publicación de los resultados globales, se han visto marcadas por un generalizado desinterés ciudadano.
El índice de participación de estas elecciones alcanzó un nuevo mínimo histórico con el 43,55 por ciento, lo que confirma la tendencia a la baja en cada una de los comicios al PE desde los primeros, en 1979.
Los datos de participación ponen de manifiesto la baja afluencia a las urnas. Si bien es cierto que con algunas excepciones, como el 78,8 por ciento de participación en Malta. La media de votación en la UE es del 43,1 por ciento. Holanda contó con una participación del 36,5 por ciento frente al 58,88 por ciento de Chipre o al 25 por ciento de República Checa.