Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La invitación de Corbacho a crear planes de pensiones privados desata un vendaval

Ministros y diputados han asegurado ser poseedores de planes de pensiones privados como el que reveló que tenía el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, que, de hecho, aconsejó a los españoles hacerse uno para compensar la merma de ingresos que supone la pensión de jubilación.
El responsable de la cartera de Industria, Miguel Sebastián, ha defendido que tener uno no debe ser "tan malo" cuando todos los gobiernos lo incentivan fiscalmente.
Los que sí tienen
Zapatero, que por su condición de presidente del Gobierno tiene garantizada una pensión vitalicia, ha negado tener un plan privado. No obstante, algunos de sus ministros sí han dicho tener contratado uno, como ha reconocido en la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega.
En el congreso lo han dicho los titulares de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa; de Vivienda, Beatriz Corredor, y de Industria, Comercio y Turismo, Miguel Sebastián.
Los que no tienen
Por el contrario, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha afirmado que tiene contemplada "exclusivamente" la pensión pública, al igual que la titular de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, quien entiende que sus compañeros tengan uno privado "como cualquier otro ciudadano". Su compañero de Fomento, José Blanco, ha dicho que su pensión la fía al Congreso.
Las Cortes Generales contemplan un complemento de jubilación que garantiza llegar a la pensión máxima habiendo sido diputado o senador un mínimo de once años. También hay un Plan de Previsión Social al que se destina el 10 por ciento de la asignación constitucional que reciben.
Los que no lo revelan
Más reacios a comentar públicamente si poseen uno o no se han mostrado el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, quien ha dicho que su vida privada "no interesa", y la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, que únicamente ha comentado que lleva cotizando a la Seguridad Social desde los 22 años y que cuando deje de trabajar cobrará su pensión pública sin necesidad tan siquiera de la compensación como ex ministra.
Diputados populares
Desde el PP, su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha desvelado tener suscrito un plan de pensiones privado "muy bajito" desde que empezó a trabajar en la Administración Pública, si bien ha indicado que tiene intención de hacer "un mayor esfuerzo de ahorro" tras escuchar a Corbacho.
La 'número dos' del PP, María Dolores de Cospedal, se ha mostrado "sorprendida" y ha recordado que si se "incentiva" la contratación se asegura la viabilidad del sistema de pensiones. Considera que las declaraciones de Corbacho generan "falta de confianza", de "credibilidad" y una "incertidumbre tremenda" entre los pensionistas.
El diputado Vicente Martínez Pujalte y el responsable económico del Grupo Popular, Cristóbal Montoro, han aprovechado para criticar al Gobierno por estar infundiendo "miedo" a los ciudadanos sugiriendo la conveniencia de contratar planes privados y para censurar que Corbacho realice este tipo de declaraciones "sin hacerse cargo de su responsabilidad". "Lo mejor para garantizar las pensiones es empleo, empleo y empleo", ha resumido Pujalte.
CiU, PNV e IU
Josep Antoni Duran i Lleida, portavoz de CiU, ha admitido tener firmado un plan privado en el que "simplemente" mete 600 euros mensuales. "Mi plan es escaso y, si pudiera, lo reforzaría", ha dicho, y ha recomendado a "todo el mundo que pueda" que siga su ejemplo para complementar su pensión.
Su homólogo del PNV, Josu Erkoreka, ha aconsejado suscribir uno "pero no por desconfianza en las pensiones públicas, sino porque la evolución demográfica puede hacer que la cuantía no supere el nivel mínimo de dignidad".
Desde IU, Gaspar Llamazares también ha confesado tener un plan privado pero, en su caso, no aconseja a los ciudadanos que contraten uno porque su rentabilidad es menor a la de un bono del Estado y porque, según ha destacado, la mayoría han perdido "entre un 20 y un 30 por ciento del capital inicial". Además, ha aprovechado para instar al ministro de Trabajo a que defienda las pensiones públicas "y no tanto las privadas".