Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un policía de Texas suspendido por agredir a una joven afroamericana

Un mando de la Policía de la localidad de McKinney, en el estado de Texas (Estados Unidos), ha quedado en situación de baja administrativa tras la difusión de un vídeo en el que aparece actuando con violencia contra una adolescente afroamericana en bikini, a la que llega a amenazar apuntándole con su pistola antes de inmovilizarla en el suelo colocándose sobre ella. La policía está investigando lo ocurrido y el agente permanece suspendido de empleo y sueldo.

En el vídeo, de siete minutos de duración, se puede ver a la chica encarándose a una decena de agentes que habían llegado al lugar para tratar de sacarles a ella y a sus amigos de una piscina comunitaria en la que no tenían permiso para estar y de la que se negaban a salir.
El oficial de Policía comienza diciendo varias palabras ofensivas y agarra a la chica por el cuello para ponerla tumbada en el suelo boca abajo, mientras ella grita para que le suelte. El incidente tuvo lugar después de que la Policía fuera informada de que había "muchos jóvenes" en la piscina de la comunidad Craig Ranch North que "no vivían en esa zona o no tenían permiso para estar allí y se negaban a irse", ha según ha contado una portavoz de la Policía de McKinney, Sabrina Boston.
Cuando los agentes llegaron al lugar, se encontraron con "una enorme multitud que se negaba a cumplir las órdenes de la Policía", lo que provocó que se desplegaran más efectivos. Tras el incidente, la Policía ha abierto una investigación y ha decidido poner en situación de baja administrativa al oficial que protagoniza el polémico vídeo, hasta que culminen las indagaciones, según ha contado en rueda de prensa el jefe de Policía de la localidad, Greg Conley.
"Han surgido algunas preocupaciones por la conducta de unos de los oficiales en el lugar de los hechos", ha admitido Conley. "El Departamento de Policía de McKinney está comprometido con el trato a todas las personas por igual conforme a la ley. Estamos comprometidos para preservar la paz y la seguridad de nuestra comunidad y de todos nuestros ciudadanos", ha subrayado.
Conley ha contado que un hombre fue arrestado por resistirse a la labor de la Policía y por evitar su arresto. El resto de personas que fueron detenidas ese día por los agentes, incluida la chica de catorce años que aparece en las imágenes, fueron entregados a sus padres, tutores o a un adulto.