Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La victoria de Theresa May dejaría a 900.000 menores necesitados sin la comida que reciben en el colegio

El programa electoral del Partido Conservador de la primera ministra Theresa May recoge explícitamente poner fin a la partida que ahora mismo sufraga la comida que reciben unos 900.000 menores de familias necesitadas en los colegios.
En concreto, la propuesta electoral de los conservadores es sustituir la comida caliente que se sirve en los comedores de forma gratuita a las familias con menores ingresos que los soliciten por un desayuno gratuito universal, menos gravoso para las arcas públicas.
La consecuencia directa, según un estudio del Education Policy Institute recogido por el semanario de 'The Guardian', 'The Observer', será que más de 667,000 niños y niñas de "familias trabajadoras ordinarias" y unos 100.000 de familias en "pobreza relativa" perderán esta comida si no abonan 440 libras por niño o niña al mes.
El dinero que se ahorre, unos 650 millones de libras al año, se utilizará para incrementar la partida en educación, cuya reducción ha sido muy criticada incluso desde el propio Partido Conservador. Sin embargo, la propia Theresa May ha defendido la medida, ya que considera "justo" que solo se conceda la comida gratuita a las familias cuyas posesiones en conjunto no sumen más de 100.000 libras de valor.
"No creemos que esté bien gastar recursos preciosos para subsidiar comidas escolares para padres que están mejor sin trabajar cobrando ayudas. En su lugar, vamos a darle ese dinero a los directores para que se logasten en la educación de los niños", ha argumentado un portavoz laborista consultado por 'The Observer'.
"Vamos a asegurarnos de quienes más lo necesitan sigan teniendo comida gratuita y ofreceremos desayunos gratuitos a todos los niños de primaria. Así, los niños más desfavorecidos tendrán ahora dos comidas gratuitas en el colegio, en lugar de una", ha subrayado.
Desde el Partido Laborista, su líder, Jeremy Corbyn, ha criticado estos recortes que provocan "una guerra entre generaciones" y el Partido Liberaldemócrata también ha rechazado estas medidas. Precisamente con el gobierno de coalición entre conservadores y liberaldemócratas se implantó hace tres años el derecho a una comida para cada menor.
El programa del Partido Laborista propone en cambio universalizar la comida escolar gratuita en primaria, una medida que costará 1.000 millones de libras anuales que se cubrirán con un impuesto a la educación privada.