Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El victimismo de Donald Trump

El presidente Trump asegura que es el político peor tratado por los periodistas en toda la historia. A eso se une sus denuncias en Twitter de que es víctima de una caza de brujas. Donald Trump sigue culpando a la prensa de todos sus males. De los últimos, con razón. Porque las filtraciones de sus presiones al que fuera director del FBI, James Comey, para que dejara de investigar la trama rusa le tienen acorralado. El departamento de Justicia ha tenido que nombrar a un investigador independiente para supervisar todo este escándalo. El elegido es Robert Mueller, director del FBI con Bush y Obama, un hombre muy respetado en Washington; por eso su nombramiento ha sido aplaudido por demócratas y republicanos. La Casa Blanca, vía comunicado, insite en que esta investigación, que podría durar varios meses, demostrará la inocencia del presidente.