Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un niño de doce años agredido por sus compañeros en México

Héctor Alejandro Méndez RamírezInformativos Telecinco

La muerte de Héctor Alejandro Méndez Ramírez, un niño de 12 años agredido por varios de sus compañeros de clase, ha reabierto el debate sobre el 'bullying' en México, donde se investiga incluso si la profesora incurrió en algún tipo de responsabilidad penal al no frenar la pelea que desencadenó la muerte.

La víctima, alumno de primer grado en una escuela secundaria de Ciudad Victoria, falleció el martes tras permanecer varios días en muerte cerebral por las lesiones causadas por sus propios compañeros. La madre del fallecido, Rebeca Ramírez, ha asegurado que su hijo fue balanceado como un "columpio" por otros cuatro niños y posteriormente arrojado contra la pared.
La familia ha definido el caso como un "asesinato" y ha responsabilizado tanto a los supuestos agresores como a la profesora. "Espero Justicia, espero que no me digan que los niños van a recibir ayuda psicológica, que digan: 'Ya cesamos a la maestra de grupo'", declaró la madre en una reciente entrevista.
El procurador general de Justicia de Tamaulipas, Ismael Quintanilla Acosta, también ha apuntado este viernes que "se cometió un homicidio". El crimen fue cometido "de manera directa" por los agresores pero la maestra debería haber "intervenido", ha afirmado, en declaraciones a Milenio Televisión.
El procurador ha advertido de que el delito de homicidio puede darse por acción o por omisión y, en este sentido, ha abierto la puerta a la imputación formal de la profesora, que según él incurrió en una conducta "muy lamentable" al no actuar. Las acusaciones también podrían extenderse a la directora y a otras autoridades de la escuela por supuesto abandono --enviaron al niño a casa-- o encubrimiento.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha adelantado que investigará el caso y ha alertado de la "urgente necesidad" de resolver la violencia en las aulas, en palabras del 'ombudsman', Raúl Plascencia Villanueva. La institución ha subrayado que el problema requiere de la participación de docentes, padres y estudiantes.