Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vicefiscal del tribunal militar de Somalia, herido tras ser tiroteado en Mogadiscio

El vicefiscal del tribunal militar de Somalia, Abdullahi Husein Mayonge, ha resultado herido este lunes tras ser tiroteado en la capital del país, Mogadiscio, según ha informado la emisora local Radio Shabelle.
Según estas informaciones, hombres armados con pistolas y fusiles de asalto Kalashnikov abrieron fuego contra Mayonge cuando se encontraba en el barrio de Warta-Nabadda.
Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría del intento de asesinato, si bien las autoridades somalíes achacan este tipo de sucesos a la milicia islamista Al Shabaab.
Durante la jornada, el Ejército ha bombardeado objetivos del grupo en la localidad de Kismayo, situada en el sur del país, sin que por el momento haya un balance de víctimas.
El Ejército de Somalia, ayudado por las fuerzas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), combate a las fuerzas de Al Shabaab, cuyo objetivo es derrocar al Gobierno e instaurar la ley islámica en su versión más radical.
El sábado, el ministro de Asuntos Exteriores somalí, Abdisalam Omer, aseguró en su intervención ante la Asamblea General de la ONU que la ofensiva del Ejército y las tropas de la Unión Africana han conseguido la derrota militar de la milicia islamista.
"Hemos derrotado militarmente el mal de Al Shabaab", declaró, destacando que Al Shabaab apenas controla un diez por ciento del país y que muchos dirigentes han muerto o han desertado en los últimos meses.
Por ello, Al Shabaab ha comenzado a utilizar "tácticas de guerra asimétrica con atentados terroristas contra objetivos blandos en Somalia y cada vez más en países vecinos", explicó.
Para Omar, el grupo terrorista "verdaderamente es rechazado por el pueblo somalí" y los atentados suicidas "desesperados" son la mejor prueba de esta "reducción de sus capacidades".