Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición venezolana tacha de "disparate" la intención de Maduro de acabar con la inmunidad parlamentaria

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, el líder opositor Henry Ramos Allup, ha considerado "un disparate" la intención del presidente del país, Nicolás Maduro, de retirar la inmunidad parlamentaria a los diputados para "combatir el golpismo".
"Yo escuché un disparate, que nos iba a levantar la inmunidad con base a las facultades que les da el Decreto de Emergencia Economía", ha dicho en declaraciones a la prensa desde la sede de su partido político, Acción Democrática (AD).
Ramos Allup ha atribuido esta amenaza al "nerviosismo" del Gobierno por "la gran toma de Caracas", manifestación opositora convocada para este jueves, y ha recomendado a Maduro "que se serene y equilibre porque él, aunque no se ha dado cuenta, es el presidente de la República".
"El presidente está en una situación de angustia y mucho nervios, porque ha visto que no son los partidos políticos, sino los ciudadanos los que quieren activar el referéndum revocatorio, que es un derecho constitucional", ha esgrimido, según informa 'El Nacional'.
Maduro anunció el miércoles en una cadena nacional --discurso de obligada transmisión por radio y televisión-- que prepara un decreto, en el marco del estado de emergencia económica, "para levantar la inmunidad a todos los cargos públicos, empezando por la inmunidad parlamentaria, si fuese necesario, para combatir el golpismo y la violencia política".
"La inmunidad parlamentaria no es para violar la Constitución, para cometer crímenes o para llamar a una intervención extranjera. Es para sus funciones como parlamentarios, no es para mover dinero, para pagar criminales, para irse a Washington a pedir la intervención del imperialismo contra Venezuela", defendió.
Asimismo, anunció la creación de "una comisión nacional de expertos jurídicos, psicólogos, psiquiatras" para analizar y poder presentar "una demanda contra el discurso racista de Henry Ramos Allup contra la instituciones y el pueblo".