Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El último rey de Ruanda es enterrado en la localidad de Nyanza

El último rey de Ruanda, Kigeli V, fallecido en el exilio en Estados Unidos en octubre de 2016, fue enterrado el domingo en la localidad ruandesa de Nyanza, que fue la capital del país durante la monarquía.
En el funeral estuvo presente el ministro de Cultura y Deportes, Julienne Uwacu, como representante del Gobierno, que no reconoce a la familia real, según ha informado la agencia estatal ruandesa de noticias, RNA.
Los restos de Kigeli V llegaron al país africano el 9 de enero, tras una disputa en los tribunales de Estados Unidos entre sus familiares sobre el lugar en el que debería ser enterrado.
El monarca falleció el 16 de octubre de 2016, tras lo que se desencadenó una disputa entre sus familiares sobre si debería ser enterrado en Ruanda o en Estados Unidos.
Finalmente, un tribunal estadounidense falló a principios de año que Kigeli V debía ser enterrado en Ruanda, ordenando que se pusiera en marcha el mecanismo de entrega de los restos al país africano.
Kigeli V ocupó el trono entre julio de 1959 y enero de 1961, cuando fue derrocado poco antes de que Bélgica reconociera la independencia de Ruanda. Tras ello, vivió en el exilio en África oriental, tras lo que se asentó en Estados Unidos.
Después de su fallecimiento, la Casa Real de Ruanda anunció el nombramiento de Emmanuel Bushayija, residente en Reino Unido y antiguo trabajador de la compañía estadounidense Pepsi, como nuevo monarca en el exilio.
En su comunicado, la Casa Real detalló que Bushayija, quien ha pasado a ser reconocido como rey Yuhi VI, nació en 1960 en Ruanda y creció en el exilio en Uganda, donde trabajó para Pepsi en la capital, Kampala.
Posteriormente, se trasladó a Kenia, donde trabajó en la industria del turismo, antes de volver a Ruanda en 1994. Sin embargo, abandonó el país en el año 2000, y desde entonces vive en Reino Unido.