Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Troy Davis, ejecutado tras el rechazo de su último recurso

Varios defensores de Troy lloran tras su ejecuciónREUTERS

El reo ha recibido la inyección letal tras cuatro horas de deliberación del Supremo

Troy Davis ha sido ejecutado mediante inyección letal en la cárcel de Jackson, ubicada en el centro del estado de Georgia, 22 años después de ser condenado a muerte por el asesinato del policía Mark MacPhail. El reo ha recibido la inyección letal tras los intentos in extremis de paralizar el castigo pero, finalmente, el Tribunal Supremo han rechazado la apelación de la defensa.
La muerte de Davis se ha producido cinco horas después de lo previsto debido al recurso presentado por sus abogados a última hora del miércoles para paralizar la ejecución, alegando la existencia de nuevas pruebas que refutarían las anteriores.
En estos 22 años de cárcel, Troy Davis ha evitado la muerte en 4 ocasiones. La última esta pasada noche, cuando ya estaba con el catéter puesto para recibir el veneno, y le comunicaban la noticia de que el supremo iba a estudiar si podía interferir en la condena.
Tras cuatro horas de deliberación los nueve magistrados del Tribunal Supremo han rechazado la apelación de la defensa, lo que ha desencadenado la ejecución de la condena contra Davis.
Este caso ha atraído la atención internacional por las dudas que se ciernen sobre la culpabilidad de Davis. Desde que fuera condenado, en 1991, siete de los nueve testigos clave en el juicio se han retractado o han cambiado su declaración al reconocer que habían sido coaccionados por La Policía. Al margen de estos testimonios, no hay pruebas que vinculen a Davis con este crimen. Si bien, la familia de MacPhail asegura que Davis disparó al agente hasta su muerte a la entrada de un restaurante Burger King de Savannah, cuando éste acudía en ayuda de un indigente que estaba recibiendo una paliza.