Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una triatleta británica abandona las Olimpiadas de Londres por culpa de la anorexialas

Hollie Avil era una de las principales esperanzas de medalla para los británicos

Una de las atletas más emblemáticas de Gran Bretaña ha tenido que renunciar a participar en las Olimpiadas de Londres porque padece anorexia. La triatleta Hollie Avil ha puesto fin a su carrera después de revelar que padece un trastorno alimenticio que le impide seguir practicando un deporte de élite.
Según informa el diario Daily Mail, la atleta, de 22 años de edad, ha admitido que padece anorexia y que el perfeccionismo ha sido su "peor enemigo". "Comía tan poco que me sentía débil en los entrenamientos", confiesa.
Avil explica que su lucha por perder peso comenzó hace cinco años, "cuando tenía 16 años competí en los Campeonatos del Mundo Junior, quedando la décimo primera de 80 niñas. Yo estaba contenta realmente, pero mi entrenador me dijo: "La natación no te hará más rápido Hollie, bajar de peso te hará correr más rápido, tienes que vigilar tu peso".
"Me sorprendió", cuenta, "nadie había mencionado mi peso antes y yo no creía que hubiera nada malo en él pero al instante me lo tomé a pecho. En las semanas que siguieron me pesaba constantemente y comencé a reducir mi comida".
"Yo era mi peor enemigo. Me formé con los atletas de alto nivel y me mi fijaba en lo que comían, si solo comían ensaladas, yo también", explica.
Hollie redujo drásticamente su consumo de calorías hasta el punto que no era capaz de aguantar los duros entrenamientos diarios. Después de ganar el Campeonato Juvenil Europeo en 2007 pensó que comer menos era la clave para su éxito.
Finalmente sus padres se percataron de la situación y la convencieron para visitar un nutricionista, pero fue cuando sufrió una fractura por estrés, propiciada por su poca densidad ósea, cuando se vio obligada a tomar la decisión de participar en los Juegos Olímpicos.
Entre los años 2007 y 2008 Hollie logró ser la número uno del mundo en triatlón pero la enfermedad le obligó a no participar en los Juegos Olímpicos de Beijing y han precipitado su retiro del deporte de élite.