Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres muertos y siete heridos en el tiroteo en un cine de Luisiana

Tres muertos en un tiroteo en un cine de Luisianacuatro.com

Un hombre de 58 años ha abierto fuego en el interior de un cine de LaFayette, en Luisiana, asesinando a dos personas e hiriendo a otras siete, algunas de gravedad. El hombre armado con una pistola interrumpió la proyección de la película a los 20 minutos de comenzada disparando a los asistentes. A continuación se quitó la vida con la misma arma.

El jefe de la Policía local, Jim Craft, ha identificado al atacante, un hombre blanco de 58 años de edad, usó una pistola y se suicidó tras abrir fuego contra varios de los presentes.
Por el momento no se han hecho públicos más detalles del agresor y se investiga qué razones pueden haberlo inducido a cometer esta matanza, según ha publicado la CNN.
Asimismo, ha indicado que algunos de los siete heridos se encuentran en estado crítico, por lo que se teme que el balance de víctimas mortales pueda ascender en las próximas horas, según ha informado la cadena de televisión estadounidense NBC.
La Policía local ha indicado que el tiroteo ha tenido lugar en el Grand Theatre, donde unas 100 personas veían la comedia "Trainwreck," .
En el minuto 20 de la proyección varios testigos cuentan que se escucharon seis disparos y a continuación saltaron las alarmas.
La Policía de Luisiana, el FBI y el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos están colaborando con las investigaciones. Las fuerzas de seguridad se han desplegado en otros cines como medida de precaución.
"Sé que muchos de nosotros estamos asustados y en estado de shock. Creo que hablo por todas las madres y padres que sólo quieren abrazar a sus hijos", ha dicho el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, que se ha desplazado al lugar del suceso.
"Es una noche horrible para Lafayette. Es una noche horrible para Luisiana. Es una noche horrible para Estados Unidos", ha subrayado Jindal.