Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un surfero vive en directo la repetición del ataque de tiburón de Mick Fanning

Un surfero vive en directo la repetición del ataque de tiburón de Mick FanningLe dio dos puñetazos para ahuyentarlo

El exboxeador Craig Ison, de 52 años, ha vivido en directo lo que los testigos definen como una repetición del ataque de tiburón al tricampeón de surf Mick Fanning, una escena que dio la vuelta al mundo hace semanas. Sin embargo, en este caso, el escualo logró morder a la víctima en el muslo y la cadera dejándole una mordedura de 38 cm. Tras ser llevado al hospital los doctores informaron de que está bien y a salvo.

Si hace menos de dos semanas las imágenes del tricampeón del mundo de surf, Mick Fanning, dieron la vuelta al mundo después de salvarse milagrosamente de un ataque de tiburón en plena competición oficial en Sudáfrica, es ahora el exboxeador Craig Ison, de 52 años de edad, el protagonista de otro ataque de uno de estos reyes del océano.
Concretamente, se cree que el escualo es un tiburón toro que surcaba las aguas australianas de la costa de Evans Head, una pequeña ciudad que según el censo australiano de estadística de 2011 ni siquiera alcanza los 3.000 habitantes.
Según relatan los testigos, entre los cuales se encontraba Geoff Hill, un amigo y compañero surfista de éste, Ison estaba a punto de subirse a su tabla cuando fue emboscado por el animal.
En ese instante, como si de una repetición de la secuencia que vivió Mick Fanning se tratase, –tal como apunta Geoff–, Ison le dio dos puñetazos para ahuyentar al animal. Sin embargo, al contrario que en la historia del surfista profesional, el escualo logró morder al exboxeador clavándole sus dientes en el muslo y en la cadera, dejándole una marca de 38 centímetros, además de provocarle heridas en la mano y el brazo.
Cuando los transeúntes se dieron cuenta de la aterradora escena, rápidamente acudieron a socorrer a Ison, que pudo volver a la orilla donde trataron de detener la hemorragia de sangre que estaba sufriendo.
Posteriormente, los servicios de emergencia le trasladaron al hospital, desde donde informaron que se encontraba a salvo, "con la pierna dañada pero el músculo intacto", tal y como informa nbcnews.