Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estos son los tres kamikazes del aeropuerto de Estambul

Tres hombres caminaban por el aeropuerto, relajados, e incluso esbozando una sonrisa. Así podrían perfectamente pasar por pasajeros, pero eran asesinos sin escrúpulos. La policía turca sabía que el aeropuerto de Estambul era objetivo terrorista. La ropa de abrigo que llevaban los sospechosos, con 23 grados, hacía levantar las sospechas de un agente de paisano que le pidió la documentación a uno de ellos. El terrorista le disparó a bocajarro logrando huir. Lo que sucedió después ya lo conocemos: los terroristas dispararon indiscriminadamente contra pasajeros y personal dentro y fuera del aeropuerto. Un agente heroico logró abatir a uno de ellos, sin embargo, los tres lograron inmolarse. Los de la bandera negra no reivindican el atentado, pero la masacre lleva el sello del Estado Islámico. La investigación avanza y apunta hacia un grupo yihadista de origen checheno que ha jurado lealtad a Daesh. Los suicidas eran un ruso, otro uzbeko y un kirguizo. Podrían haber llegado el pasado 25 de mayo a Estambul procedentes de Asia Central y alguien les habría ayudado. Hoy la policía turca ha detenido a 13 personas vinculadas con el atentado, que ha dejado 43 muertos.