Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El embajador surcoreano en Birmania, implicado en la trama de corrupción de la presidenta

El embajador de Corea del Sur en Birmania, Yoo Jae Kyung, ha sido interrogado este martes en el marco de la trama de corrupción que ha acabado con la destitución de la presidenta, Park Geun Hye, después de que una de sus amigas y confidentes fuera detenida y acusada de interferir en asuntos del estado.
Yoo ha testificado ante el equipo de investigadores que lleva el caso de Park en Seúl, después de regresar al país en la víspera, tal y como ha informado la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
Los fiscales sospechan que la amiga de Park, Choi Soon Sil, centro de las investigaciones, está detrás de la designación de Yoo como embajador en mayo de 2016.
Yoo, sin experiencia diplomática hasta su nombramiento, fue ejecutivo de Samsung Electro-Mechanics, del grupo surcoreano Samsung, que también se ha visto implicado en el caso.
El vicepresidente y heredero de Samsung, Lee Jae Yong, ha reconocido que la apartada presidenta obligó a que su compañía financiara con miles de millones de wones a diferentes organizaciones de las que Choi era propietaria, acusaciones que negó públicamente.
Los fiscales encargados del caso están investigando el papel de Park a la hora de presionar al Servicio Nacional de Pensiones (SNP) para que éste apoyara la fusión de Samsung con Cheil Industries en 2015, a cambio de que la compañía respaldara económicamente a su amiga.
El SNP --que obtuvo un 11,6 por ciento de las acciones de Samsung C&T, la rama de construcción de Samsung, y un cinco por ciento de las de Cheil Industries-- jugó un papel clave en la fusión de ambas unidades.
Se sospecha que el grupo entregó 3.500 millones de wones (unos 2,8 millones de euros) a una de las compañías de las que Choi era propietaria. Asimismo, creen que Samsung entregó otros 20.400 millones de wones (más de 16 millones de euros) a las dos fundaciones sin ánimo de lucro gestionadas por Choi.
El respaldo del SNP a la fusión de Samsung C&T y Cheil Industries levantó serias críticas, ya que esta decisión no fue revisada por una junta independiente.
La fusión de estas dos unidades se ha visto, además, como un paso para allanar el camino al heredero de Samsung, Lee Jae Yong, para hacerse con el control de este 'chaebol' después de que su padre, propietario de Samsung, Lee Kun Hee, fuera hospitalizado tras un infarto.
El heredero de la compañía y jefe 'de facto' desde la incapacitación de su padre ha asegurado que la fusión no tiene nada que ver con su sucesión en el cargo, y que esta medida sólo buscaba beneficiar a ambas compañías. Sin embargo, sí reconoció haber dado a la hija de Choi --la polémica confidente de Park--, jinete profesional, un caballo valorado en un millón de wones.
A pesar de haberse disculpado públicamente ante el pueblo, el índice de aprobación de Park ha caído a mínimos históricos. Una serie de parlamentarios escindidos de su partido, recientemente integrados en una nueva formación denominada Partido Bareun, han asegurado que intentarán convertir el escándalo en una oportunidad para reformar el país y recobrar los verdaderos valores del partido.