Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con cuatro años se somete a una reducción de estómago: “Se moría lentamente”

Rishi se somete a una reducción de estómago con cuatro añoscuatro.com

A sus cuatro años, Rishi, un pequeño indio de Calcuta se ha sometido a una reducción de estómago. Pesaba algo más de 44 kilos y “se estaba muriendo lentamente”, dicen sus padres que decidieron operarle. Ahora, seis meses después de la intervención y gracias a una estricta dieta pesa 15 kilos menos y puede dormir.

Rishi pesó al nacer menos de dos kilos y tuvieron que alimentarlo para que cogiera peso. Con el tiempo el pequeño empezó a engordar en exceso hasta el punto de que sus padres dejaron de poder controlarlo. Con solo cuatro años usaba camisetas de adulto.
Desesperados, Dipen and Henna Khatau, permitieron a los cirujanos que le quitaran el 70% de su estómago para que pudiera adelgazar. “Se estaba muriendo lentamente”, dicen en declaraciones al diario Daily Mail. “Las dietas no funcionaban. El médico nos dijo que sus estado era grave y que la cirugía era nuestra última esperanza”, añade el padre un comercial textil de Calcuta.
Su padre cuenta que Rishi nació muy pequeño y que lo alimentaron para que creciera. En su primer cumpleaños estaba recuperado pero cuando cumplió los dos años ya pesaba casi 20 kilos. Aunque intentaron reducirle las cantidades de comida, Rishi siempre lloraba desconsolado pidiendo más.
“Estaba tan gordo que no podía respirar. Ni siquiera podía permanecer tumbado”, dice Dipen Khatau.
Los médicos le diagnosticaron el síndrome de Prader Willi, que le impide quemar correctamente las calorías que ingiere. Le recomendaron una dieta estricta y ejercicio diario pero no funcionó. Rishi siempre pedía más comida.
Los padres tuvieron que aceptar la cirugía. Rishi se convirtió así en paciente más joven en someterse a este tipo de intervención. Tras la operación, Rishi perdió tres kilos en le primer mes. Seis meses después y con una dieta estricta pesa 30 kilos y duerme plácidamente.
Ahora Rishi nada, corre, monta en bici y hace la vida normal de un niño.