Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sector hotelero en Bruselas achaca a la visita de Trump una caída del 15% en las reservas

El sector hotelero en Bruselas ha apuntado al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que visitará la capital europea los próximos miércoles y jueves, una caída de en torno al 15% en las reservas hoteleras, al considerar que muchos turistas han preferido posponer sus viajes para evitar los inconvenientes de acceso y seguridad que acompañan una visita de esa categoría.
La ocupación esta semana en Bruselas "es de un 60 % aproximadamente", según las cifras ofrecidas por el gremio de los hosteleros (HORECA) de la ciudad a la cadena pública flamenca VRT, pese a que "habitualmente" los hoteles en el puente de la Ascensión tienen un 75% de reservas.
Trump llegará el miércoles a la capital europea acompañado por su esposa Melania y ambos serán recibidos por los Reyes de los Belgas y por el primer ministro, Louis Michel.
El jueves, el presidente norteamericano participará en la cumbre de líderes de la OTAN y en la inauguración de las nuevas instalaciones de la Alianza Atlántica en la ciudad.
La Asociación de Hoteles de Bruselas (BHA) ha confirmado las cifras negativas y apuntado también a que la celebración de la cumbre de la OTAN y las complicaciones de accesibilidad y seguridad que implica haya hecho desistir a algunos visitantes.
Con todo, BHA ha indicado que no se han producido cancelaciones y ha considerado que la demanda hotelera se ha visto compensada en parte por la llegada de un gran número de funcionarios, que acompañará a cada delegación nacional de los líderes que acudirán a Bruselas para esa cumbre.
Las autoridades belgas han previsto un vasto dispositivo de seguridad para este miércoles y jueves, que incluye un perímetro de seguridad el jueves que cerrará al tráfico rodado gran parte de la ciudad y tendrá prohibido aparcar en las calles que queden dentro del mismo.
También se cerrarán los accesos de varias estaciones de metro, incluida la que da servicio al barrio europeo, y se limitará la circulación de varias líneas de autobús y tranvía.