Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rousseff dice que "jamás" renunciará y advierte de una "tentativa golpista"

Rousseff dice que "jamás" renunciará y advierte de la "tentativa golpista" del 'impeachment'Reuters

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha asegurado este martes que "jamás" dimitirá, a pesar de los numerosos llamamientos que se han producido en los últimos días en este sentido, al tiempo que ha advertido en contra de la "tentativa golpista" del 'impeachment'.

"Jamás renunciaré", ha dicho, insistiendo en que siempre ha actuado conforme a la Constitución y las leyes, de modo que tanto las pesquisas en su contra por interferir en el Poder Judicial como el juicio político en el Congreso carecen de sentido.
"No he cometido ningún crimen que justifique la interrupción de mi mandato", ha afirmado. "Condenar a alguien por un crimen que no ha cometido es la mayor violencia que se puede ejercer, es una injusticia brutal, es una ilegalidad", ha subrayado.
Rousseff ha rechazado que incurriera en un "crimen de responsabilidad" al designar a su antecesor inmediato en el cargo, Luis Inácio Lula da Silva, como jefe de la Casa Civil, incluyéndolo así en el Gobierno y, por ende, convirtiéndolo en aforado.
Las autoridades judiciales barajan esta acusación contra Rousseff al considerar que el único objetivo del nombramiento de Lula era darle un estatus privilegiado que obligara a que las investigaciones en su contra por la trama corrupta de Petrobras pasaran del juez federal Sergio Moro al Tribunal Supremo.
En cuanto al 'impeachment' que se gesta en el Congreso por maquillar las cuentas públicas de 2014, Rousseff ha alertado de que "está en curso un golpe de Estado contra la democracia". "No importa si el arma del golpe es un fusil, una sanción o la voluntad política de algunos de llegar más rápido al poder", ha sostenido.
La líder izquierdista ha recordado que "ese tipo de uso inadecuado de las palabras es el mismo que se usaba en la época de la dictadura para decir que no había presos políticos". "Por eso llamo esto como lo que es: un golpe", ha remachado.