Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imagen del rescate de un bebé sepultado por el corrimiento de tierra en Washington

El rescate de un bebé de 22 semanas entre los escombros en Osocuatro.com

Un hombre rescató de entre los escombros y el barro a un bebé de apenas 22 semanas de nacido. Kody Wesson se ofreció para participar en la búsqueda de supervivientes después de un corrimiento de tierra en la localidad de Oso, en Washington en el que murieron al menos 21 personas. El voluntario encontró al pequeño Duke entre los escombros con la cara magullada y casi sepultada por el barro.

Kody Wesson estaba trabajando cuando ocurrió el corrimiento de tierra y aunque las autoridades advirtieron de que era mejor mantenerse alejado de la zona, el hombre se ofreció como voluntario, según ha publicado el NYdaily.
"No se puede estar aquí simplemente mirando", dijo Wesson que encontró al bebé entre el barro. Su madre se encontraba a pocos metros de él pero no podía ayudarlo, porque ella tenía ambas piernas fracturadas.
Ella le dijo que se llamaba Duke ha contado el buen samaritano a los medios, después de sacar al bebé de entre los escombros. Lo envolvió en una manta y Duke fue trasladado a un hospital de la localidad, donde permanece en la UCI, en estado grave.
El milagroso rescate del bebé ha sido opacado por la cifra de muertos que podrían llegar a 32, después de que otros cuerpos encontrados sean analizados por los forenses.
Además de que los equipos de rescate han encontrado algunos cuerpos a los que les faltan partes.  Esta situación ha hecho difícil un recuento oficial fiable, según ha explicado las autoridades.
El pasado 22 de marzo un deslizamiento de tierra devastó la comunidad rural de Oso, a unos 55 kilómetros de Seattle.